Si hace unos días dio que hablar luciendo una falda con agujero en Tudela (Navarra), la Reina Letizia ha vuelto a conseguir eclipsar a todos con su nuevo estilismo. Su -reciclado- vestido de Carolina Herrera ha sido el modelito elegido con el que ha presidido, junto al Rey Felipe, la celebración del 175º aniversario de la Fundación del Círculo del Líceo de Barcelona. En esta ocasión, su escote asimétrico el ha logrado poner todo el protagonismo en sus tonificados hombros (el izquierdo, para ser más exactos). Estaba espectacular.

-SMT1125
Robert Smith

No es la primera vez que vemos a la Reina con este impresionante diseño. Ya se lo pudimos ver en julio de 2017, cuando los Reyes visitaron el Reino Unido. Entre uno de los actos a los que asistieron, una cena de gala, Doña Letizia llevó este elegante vestido azul noche de escote asimétrico y falda drapeada de Carolina Herrera. Entonces los acompañó de joyas de esas que quitan el hipo: sus pendientes de diamantes y zafiros (que estrenó ese día) y que forman parte de las joyas de pasar de la Corona.

Este viernes ha vuelto a combinar su ‘outfit’ con pendientes en oro blanco realizados con las mismas piedras preciosas, aunque se trata de otros que ha tomado del joyero de la Reina Doña Sofía y que ya paseó con enorme estilo durante su reciente viaje de Estado a Alemania, en la Feria del Libro de Fráncfort. Por cierto, los llevó por primera vez en Japón en 2017.

Letizia 3
Robert Smith

Es la segunda vez en lo que llevamos de semana que Doña Letizia apuesta por un vestido de la diseñadora venezolana. Este jueves, sin ir más lejos, se enfundó otro CH que ya había estrenado la Infanta Sofía en las audiencias previas a los Premios Princesa de Asturias de 2021. Durante el almuerzo ofrecido por los Reyes en honor del presidente de Paraguay, Mario Abdo, y su esposa, Silvana López Moreira, cuya historia personal ha conmovido, Su Majestad la Reina se dejó ver con una de las creaciones de la que fuera marquesa consorte de Torre Casa.

Su vestido, con una pequeña cola, se ajustaba a su silueta como un guante hasta la altura de la cadera. Así de bien le quedaba de espaldas, donde quedan al descubierto sus trabajados brazos y su melena suelta, el sencillo peinado por el que ha optado esta noche, en la que la que ha estado rabiosamente guapa.