La única hija de los emperadores de Japón, de 19 años, apenas se muestra en público, pero en su última aparición nos ha sorprendido con nueva imagen.


La única hija de los emperadores Naruhito y Masako de Japón no suele dejarse ver demasiado en público. Y es que debido a la Ley Sálica en su país, que establece la preferencia del varón sobre la mujer, ella no es la heredera al Trono del Crisantemo. Esto significa que será su tío, el príncipe Fumihito, el que suceda a su padre en su día, y después el hijo varón de este.

Por eso se da la curiosa circunstancia de que la hija de los emperadores es una auténtica secundaria en la institución, y hasta sus primas Mako y Kako tienen más presencia pública que ella. Eso no quita para que haya una corriente de cariño, afecto y hasta de justicia a favor de la princesa. Desde hace mucho tiempo los sectores más progresistas piden que se cambie la ley. Mientras tanto, la joven continúa en la sombra. Su última aparición pública, no obstante, ha llamado la atención por una cuestión mucho más ligera que sus derechos de sucesión…

Gtres.

Y es que Aiko de Japón luce nueva imagen. Hoy mismo la hemos vuelto a ver entrando en su vehículo oficial en el Palacio Imperial de Tokio y sorpresa: ¡se ha cortado el pelo! En un círculo en el que los cambios, como podemos comprobar, se producen en el curso de los siglos, esta decisión de estilo de la princesa supone todo un avance. Y es que si las jóvenes japonesas están a la vanguardia de la modernidad, las chicas de la realeza destacan por su estilo ultra clásico y ajeno a las modas del momento. Colores planos, trajes estrictos, zapato cerrado plano o con tacón de tres centímetros y perlas, siempre un collar de perlas como el aderezo perfecto.

Gtres.

El caso es que Aiko ahora luce una media melena muy favorecedora y de tendencia, rematada con un coqueto flequillo desfilado. Hace solo seis meses, cuando celebró su 19 cumpleaños, llevaba el pelo larguísimo, casi hasta la cintura. En ese momento se observó otro cambio importante en ella, y es que apostó por un estilismo mucho más adulto a lo acostumbrado, con blusa lady de lazada y pantalones anchos. Entonces protagonizó un raro posado acompañado de un paseo por los jardines imperiales. Ahora Aiko presume de un look más fresco y juvenil.

La princesa actualmente cursa sus estudios en la Universidad de Gakushuin, en Tokio, donde está matriculada en Literatura Japonesa. Atrás quedan sus problemas de anorexia en la adolescencia. Hoy Aiko sonríe y presume de muy buen aspecto. Y eso pese a que ya no va a recibir la partida de joyas destinadas a las princesas cuando cumplen 20 años (la mayoría de edad en Japón, que ella hará el 1 de diciembre), pues el Gobierno ha decidido retirar los 230.000 euros estipulados para ello en los Presupuesto Generales. Generalmente se trataba de una tiara, pero ahora queda en suspenso. De momento, Aiko mueve la melena…