La periodista Isabel Jiménez ha mostrado su rutina cosmética con efecto antiedad. Es tan sencilla que solo tiene tres pasos, pero hay cosas que debemos copiar


Sabe (y mucho) de moda, pero parece que Isabel Jiménez también reúne las características para ser prescriptora de belleza. Por eso ha compartido tres pasos que forman parte de su rutina antiedad y quizá debamos tomar nota de ellos, porque son gestos muy útiles para prevenir las arrugas y tratar las líneas de expresión.

Cuidar de la piel a todas las edades

Las rutinas de cuidado facial deben estar presentes a todas las edades, pero van cambiando según la década de la vida. La que plantea Isabel Jiménez es importante especialmente a partir de los 35 o los 40, porque se trata de preparar la piel para la madurez y evitar la aparición de esas marcas que luego acabarán convirtiéndose en arrugas. También para luchar contra la flacidez y evitar el descolgamiento del óvalo facial.

Los tres pasos que componen esta rutina están asociados a dos cosméticos concretos. El sérum y el contorno de ojos. Y es que, según muestra Isabel, su rutina incorpora tres gestos: aplicar un sérum específico por el día, otro intensivo por la noche y no olvidarse nunca de la crema para el contorno de los ojos.

Tres gestos de la rutina antiedad de Isabel Jiménez

En su caso, todos son de la marca Roc y tienen en común un ingrediente que los laboratorios cosméticos no olvidan en sus formulaciones antiedad: el retinol. La importancia de este elemento en la cosmética moderna es innegable, especialmente en las líneas que intentan paliar los efectos del paso del tiempo.

Dicen los expertos que lo que hace es ayudar a renovar la piel, con lo que se mejora su textura, se atenúa la apariencia de las manchas de la piel y se redensifica. Eso sí, su efecto no es instantáneo. Para empezar a ver los efectos sobre la piel hay que darle tiempo al tiempo y esperar cerca de un mes. A partir de ese momento podemos empezar a ver leve mejoría y a partir de los dos meses, signos más visibles.

Cuidados y precauciones con la piel

Este ingrediente tan potente se suele aplicar en los tratamientos de noche, porque en algunos casos es fotosensible. Normalmente los laboratorios utilizan formulaciones que no lo sean para los tratamientos de día. Pero, por si acaso, utilicemos retinol o no, lo recomendable es que sumemos a nuestra rutina de belleza, sea cual sea y tengamos la edad que tengamos, la protección solar. Esa es la mejor forma de prevenir los daños sobre la piel del sol y el paso del tiempo.