Existen unas preguntas que muchas de vosotras os habéis hecho en alguna ocasión sobre el cuidado de la piel. Ahora, una experta nos ayuda a resolverlas


¿Es necesario limpiarse el rostro a diario aunque no se utilice maquillaje?; ¿la piel grasa necesita hidratación?; ¿a partir de qué edad hay que comenzar a usar la crema antiarrugas?; ¿tenemos que aplicarnos todos los días protección solar?, ¿incluso si está nublado?… La farmacéutica Rocío Escalante, titular de Arbosana Farmacia y experta en dermofarmacia, resuelve las dudas más frecuentes sobre el cuidado de la piel. Unas preguntas que muchas de vosotras os habéis hecho en alguna que otra ocasión. No te lo pierdas y sigue leyendo.

¿Es necesario limpiarse el rostro a diario aunque no se utilice maquillaje?

Sí, de hecho, la limpieza es el primer paso para una piel bonita y sana. La limpieza es necesaria para todas las pieles a diario. Es cierto que las personas que usan maquille deberían hacer una limpieza más exhaustiva, por ejemplo, optar por la doble limpieza (un producto oleoso y un limpiador al agua). Pero hay que limpiar todas las pieles, por la noche y por la mañana. La piel acumula toxinas por el sudor, suciedad por la contaminación o el polvo, y también es necesario eliminar los productos de belleza que se aplican, aunque no sean maquillaje.

¿La piel grasa necesita hidratación?

Por supuesto que sí. La piel grasa tiende a brillar y muchas veces eso nos lleva a pensar que las cremas hidratantes no son necesarias porque van a incrementar ese exceso de sebo que produce y que es el origen de los brillos. Pero no es así. La piel grasa necesita hidratación y de hecho, uno de los problemas más frecuentes en esta piel es la deshidratación. Tendemos a usar productos de limpieza que la resecan y esto provoca deshidratación. La clave está en elegir cremas hidratantes específicas para piel grasa, es decir, oil free y no comedogénicas.

¿A qué edad hay que usar una crema antiarrugas?

No hay una edad fija, porque depende de cada persona, de su genética, y también de cómo la cuida. Es cierto que a partir de los 25 años empieza a disminuir la producción de colágeno, una de las proteínas que incluyen en la juventud de la piel, junto a la elastina, ya que son las encargadas de aportarle flexibilidad, elasticidad y firmeza. Por eso, en general, solemos decir que a partir de los 25-30 años es un buen momento para empezar con tratamientos antiedad.

¿Hay que aplicar todos los días protección solar para el cuidado de la piel?

Sí. No nos cansaremos de repetirlo, la protección solar es necesaria todos los días, también en invierno y aunque esté nublado. El sol es el principal factor del envejecimiento cutáneo. Además de provocar manchas, es responsable de la degradación del colágeno y la elastina. Por eso es importante usar una crema con protección solar todo el año. Lógicamente, tenemos que adecuar la protección al estilo de vida. No es lo mismo una persona que pasa gran parte del día en el exterior, que una persona que trabaja en una oficina. Pero es importante siempre aplicar un protector solar al menos SPF 30, un fotomaquillaje o una crema hidratante que tenga incluido filtro solar.

¿Se puede aplicar retinol en pieles sensibles?

Se puede usar, pero hay que hacerlo bien y elegir el producto adecuado. El retinol es el mejor activo para retrasar el envejecimiento cutáneo. Sin embargo, es un activo que, a determinadas concentraciones, irrita la piel. En pieles sensibles, lo primero que hay que hacer es elegir un producto con retinol que tenga otros activos que ayuden a mitigar las irritaciones, así como elegir concentraciones bajas, para empezar. Después, es importante, introducirlo en la rutina poco a poco, empezando con dos veces a la semana. Paralelamente, hay que incrementar la hidratación, usando productos con ceramidas, ácido hialurónico y ácidos grasos que refuercen la función barrera que, en las pieles sensibles, está más debilitada. Si la piel lo asimila, se puede pasar a usar el retinol 3 veces a la semana, por la noche, aplicando por el día protección solar, e hidratando mucho la piel.