La doble limpieza coreana es, sin lugar a dudas, la rutina de limpieza facial más efectiva del momento. Toma nota y síguela paso a paso.


Todo lo coreano se lleva. El éxito de las bandas musicales de k-pop como BTS o Blackpink; de películas como Parásitos en los Premios Oscar o The Medium en Cannes; y de las marcas de cosmética coreana como Miin Cosmetics o Skinfood lo dejan más que claro. Es por ello por lo que no nos extraña lo más mínimo que en los últimos años la doble limpieza coreana se haya convertido en la técnica de limpieza facial más aclamada por todas las expertas en belleza. Y es que esta es mucho más que una simple serie de pasos que seguir en nuestra rutina beauty diaria; es la forma en la que las mujeres coreanas llevan limpiando su piel desde hace miles de años y con la que logran aparentar siempre ser tan jóvenes.

Tal y como su propio nombre indica, la doble limpieza coreana consiste en aplicar dos productos limpiadores para dejar nuestro rostro libre de impurezas y suciedad. Uno en formato aceite y otro en base acuosa, lo que hace que así consigamos eliminar todo tipo de agentes dañinos para nuestra dermis. Primero se aplica el limpiador en aceite, que consigue eliminar la grasa, los restos de maquillaje y de cremas; para después hacer uso de un limpiador con base en agua, en formato jabón o espumoso, que borre el rastro de la contaminación y las células muertas.

Aceite limpiador y desmaquillante

Según hemos podido leer en la web de Miin Cosmetics, la tienda especializada en cosmética coreana más conocida en occidente; el aceite, a diferencia de un limpiador espumoso, una leche desmaquillante o un agua micelar, consigue penetrar mejor en el poro y eliminar la suciedad que este suele almacenar. Una forma muy efectiva de limpiar el profundidad la capa superior de nuestros poros y así eliminar las impurezas que acaban creando los indeseados puntos negros.

Limpiador en espuma o con base acuosa

Este es el limpiador de toda la vida, muy posiblemente el que ya estés usando cada noche antes de meterte en la cama. Se trata de un limpiador jabonoso que ayuda a limpiar nuestra piel gracias a la acción de la espuma y que, más tarde, retiramos con la ayuda de un poquito de agua.

La doble limpieza coreana nos invita a probar estos dos productos limpiadores, a combinarlos y a usarlos diariamente para conseguir que nuestro rostro esté impoluto cada noche. ¡Nosotras ya seguimos los consejos milenarios de la sabiduría coreana, ahora es vuestro turno!