Cuando vayas a echar sal a la comida mira de reojo tus brazos. Ese temblor que se produce en ellos es el que se conoce como ‘efecto salero‘ y delata la flacidez, la falta de tono y el descolgamiento. El paso de los años y los cambios de peso son los mayores enemigos de unos brazos firmes y torneados. Pero además, la zona entre el codo y el hombro es una de las partes del cuerpo donde las células adiposas se acumulan con más facilidad.

Tranquila, por suerte es posible combatir las temidas alas de murciélago. Pero es esencial que actúes en cuanto notes los primeros síntomas. Tienes que ser constante con la aplicación diaria de una crema específica y con el ejercicio. Pero también los protocolos en cabina son aliados imprescindibles. Y ahora Naty Abascal acaba de desvelarnos el tratamiento más potente que ha probado hasta el momento para lograr tensar sus brazos.

Naty Abascal combate la flacidez de sus brazos con un tratamiento top

A sus 79 años, la consultora de moda es sin duda una de las mujeres que mejor se conservan de nuestro país. Pero eso sí, nada es por arte de magia. Naty Abascal cuida al máximo su alimentación y no duda en apostar por protocolos en cabina que le brinden un plus de ayuda en las zonas más conflictivas. Por eso no ha dudado en probar el nuevo tratamiento para brazos del centro Maribel Yébenes. ¿Su nombre? T-Runner.

Naty Abascal brazos
Redes Sociales

Básicamente se trata de un potente láser que trata la piel con suavidad, controlando de forma precisa la temperatura de aplicación. La energía óptica se aplica mediante una secuencia única de sub-pulsos largos que evita el incremento de la temperatura en la superficie y permite el calentamiento homogéneo dentro de varios cientos de micras en el tejido.

Es un tratamiento que trabaja el tejido, las arrugas finas y el tensado de la piel, mejorando su elasticidad y juventud. Un protocolo ideal para mejorar la flacidez de los brazos.

Naty Abascal brazos
Redes Sociales

El número de sesiones depende del estado del tejido de la piel. Pero recuerda: si te animas a probar este tratamiento (o cualquier otro), debes tener en cuenta que para mantener a raya la distensión muscular, la falta de tonicidad y la piel flácida de tus brazos, es fundamental acompañarlo con ejercicio físico. La natación y el entrenamiento con pesas son los mejores aliados. También los estiramientos son muy buenos para alargar los músculos y controlar la caída.