Tiene una figura envidiable, pero nada en esta vida es fruto del azar. Además de seguir una vida muy saludable, Makoke se ha aliado con la técnica más eficaz para presumir de tipazo


La operación bikini comienza en invierno. Esto es así (aunque muchas veces se nos olvide). Si queremos presumir de ‘tipazo’ en pleno mes de julio, hay que empezar a cuidarse desde ya. Seguir una alimentación saludable, beber al menos dos litros de agua al día, y hacer ejercicio de forma regular son los tres mandamientos en los que debemos basarnos para lograr nuestro objetivo. Y esto lo sabe muy bien Makoke. De hecho, no son pocas las veces que la colaboradora del programa ‘Viva la vida‘ ha reconocido que mantiene una figura espléndida gracias a que se cuida los 365 días del año.

Pero para pulir todavía más su silueta, la ex mujer de Kiko Matamoros también se alía con tratamientos en cabina. Hace no mucho decidió tonificar sus muslos y rodillas con ayuda de la radiofrecuencia, y ahora le ha tocado el turno a su abdomen. Makoke se ha rendido a la técnica más potente y eficaz del momento: la maderoterapia.

Makoke recurre a la maderoterapia para reafirmar su vientre

Este tratamiento se ha puesto muy de moda en los últimos años, tanto es así que muchas de nuestras famosas (como Paula Echevarría o Cristina Pedroche,) ya no pueden vivir sin una sesión semanal. Pero, ¿sabes en qué consiste exactamente la maderoterapia? Principalmente se trata de un método basado en intensos masajes con instrumentos de madera especialmente diseñados para lograr efectos reductores, reafirmantes y tonificantes.

Cada instrumento que se utiliza en esta técnica tiene una función concreta, por ejemplo, el rodillo liso sirve para activar el sistema circulatorio y facilita la eliminación de adipocitos; la copa sueca se emplea para tratar la adiposidad y remodelar; la tabla modeladora contribuye a drenar la grasa y favorece la eliminación de toxinas… Makoke ha optado por combinar todos ellos para lograr su objetivo: lucir un abdomen más firme y combatir la grasa localizada.

¿Cuánto se tarda en apreciar los resultados?

Como todo en la vida, es cuestión de constancia y paciencia. Cada sesión de maderoterapia suele durar alrededor de 20 o 30 minutos y, aunque se pueden apreciar cambios a partir de la tercera sesión, lo más recomendable es terminar un ciclo completo de unas 15 sesiones, para obtener los mejores resultados posibles.

Aunque este tratamiento es apto para todas las mujeres que busquen remodelar su cuerpo y combatir la grasa localizada, no está recomendado en personas con problemas circulatorios, como por ejemplo varices o arañas vasculares, por eso es tan importante realizar previamente un diagnóstico. Además, recuerda que es fundamental acudir siempre a centros profesionales que dominen esta técnica, igual que ha hecho la madre de Anita Matamoros.