Este temporada vuelven las uñas naturales. Te decimos todos los pasos para que luzcas una manicura perfecta


Unas manos perfectas son la mejor carta de presentación que podemos tener. La manicura se ha convertido en una de las tendencias de belleza más importantes de la última década y, como en todo, las modas tienen mucho de decir. Hasta hace poco el no va más era lucir unas uñas extremas, brillantes, puntiagudas y más largas de lo que uno podría imaginar. Sin embargo, después de tanta fantasía, esta temporada se impone la manicura corta y minimalista. Incluso hasta la cantante Rosalía ha cortado ya por lo sano y no lleva la manicura tan exagerada de otros tiempos.

Las uñas cortas vuelven a cobrar protagonismo por su sencillez y, sobre todo, practicidad
y comodidad en nuestro día a día. Pero esto no quiere decir que no deban tener una manicura tan cuidada como si las lleváramos largas.
¿Sabes cuáles son los tipos de manicura más adecuados para las uñas cortas? En primer lugar, hay que hablar antes sobre la forma de la uña que sobre los tonos más adecuados para ella.

La guía de la manicura perfecta para este verano

Limar
Lo mejor es elegir una forma ovalada o puntiaguda, sin olvidar eliminar completamente
las cutículas, un truco que permite ganar unos preciados milímetros y conseguir alargar
aún más la uña.
Si tienes dudas, la manera más fácil de elegir la silueta adecuada es fijándote en cómo
es el borde de tu uña al natural: si este tiene forma de sonrisa opta por el limado
ovalado, pero si es más recto elige una forma más cuadrada. Y al limar recuerda siempre que si
mueves la lima siempre en la misma dirección en lugar de hacerlo en zigzag evitarás
que las uñas se astillen.

Pulir
Aunque no lo creas, este paso es importante para crear una superficie completamente lisa y des este modo conseguir que el esmalte se extienda mejor y brille más. Tan solo tienes que pasar el pulidor por cada una de las uñas, moviéndolo de adelante hacia atrás, hasta que notes que la superficie se queda lisa.

Cuidar la cutícula
Sin duda, una de las partes más importantes de la piel de las manos está, en la mayoría de los casos, olvidada por completo, sin recibir los cuidados específicos que necesita. Y por eso muchas manicuras no resultan perfectas. La cutícula es la prolongación de piel que recubre los dedos, y cumple con un objetivo primordial, proteger a la uña y prevenir posibles infecciones. De su cuidado dependerá en buena medida el aspecto final que presenten las manos.
Uno de los imprescindibles para tenerlas perfectas es hidratarlas con un aceite específico (si no lo tienes a mano, el aceite de oliva también es eficaz).