Para que tu piel madura se mantenga tersa, luminosa y rejuvenecida, es clave seguir una rutina.


Una piel madura requiere de mimos y cuidados diarios. Una rutina que tampoco debemos descuidar en verano. Son varios los frentes que debes tener en cuenta pero son fáciles de mantener a raya.

Lo primero que debemos hacer es preparar la piel antes de la exposición solar
  • MANCHAS BAJO CONTROL. Siempre clave a cualquier edad pero en esta década empiezan a convertirse en una preocupación añadida. Lo primero que debemos hacer es preparar la piel antes de la exposición solar. Para eso es clave realizar un peeling profesional que nos ayude a eliminar células muertas, a que nuestra piel respire y se oxigene mucho mejor. Durante la exposición solar ayúdate de cosmética que prepare, también optimice y prolongue el bronceado. Estarás reforzando las defensas naturales y evitando el fotoenvejecimiento que se acentúa en esta etapa. Especialmente clave en aquellas pieles frágiles y sensibles, incluso aquellas que se resisten a broncearse.

Clave para una piel madura, la disciplina

  • RUTINA COSMÉTICA DE NOCHE. En verano sustituye el retinol por un suero DMAE, y una crema regenerante. Y no te olvides de cuello y escote. Mejor utiliza cosméticos específicos que activen la síntesis de colágeno y elastina. Te ayudarán también a recuperar los volúmenes perdidos.
  • RUTINA COSMÉTICA DE DÍA. Por la mañana después de limpiar y aplicar tónico, imprescindible el uso de un contorno de ojos. Necesitas que hidrate, difumine patas de gallo y mantenga a raya bolsas y ojeras. Aplica un sérum que haga diana allí donde más lo necesites antes de tu crema. Los péptidos son magníficos aliados a esta edad ya que regeneran, restauran y potencian la creación de colágeno y elastina.  A continuación una crema  que te ayude a recuperar el volumen y la densidad de la piel. El ácido hialurónico será uno de tus imprescindibles. Ideal si además está enriquecida con Vitamina C.
Por la mañana después de limpiar y aplicar tónico, imprescindible el uso de un contorno de ojos
  • DURANTE EL FIN DE SEMANA es el momento de las mascarillas y de las curas con ampollas de soja. Recuerda que son ricas en vitaminas y minerales, perfecta para dejar nuestra piel firme e hidratada. Ideales para cuidar tu piel madura.
  • EL FRÍO, GRAN ALIADO DE TU MIRADA. ¿El motivo? Conseguimos una acción de vasoconstricción capilar que se encarga de reducir el color de las ojeras y, además, nos ayuda a descongestionar la zona. Por eso es clave que guardes tus cosméticos en la nevera.

Un estilo de vida saludable es clave

  • ESTRÉS CERO. Aprovecha las vacaciones porque el descanso es el mejor antiaging que toda piel necesita. Regálate algún masaje que resetee los músculos de cara y cuerpo junto al mar. Lo beneficios para tu bienestar general son evidentes, pero son además un bálsamo regenerador para tu piel madura.
  • MANTÉN A RAYA EL ALCOHOL. No hace falta recordar que sin abuso, si se trata solo de consumo social, sin excesos, no te provocará ni problemas de salud ni te envejecerá. Pero si te pasas también tendrás la piel deshidratada y aumentará la flacidez de tu cutis. ¿El motivo? entre otras cosas porque es el responsable de desorganizar las fibras de colágeno y elastina, que nos mantienen una piel elástica y tersa.

¿Y en cabina?

  • REGÁLATE UN PEELING CON LÁSER DE CARBONO. Trabaja realizando a través de una mascarilla de carbono activo. Su objetivo es rejuvenecer, estimulando la creación de colágeno y elastina. Y además consigue difuminar manchas y arrugas en pocas sesiones espaciadas. Se consigue un rejuvenecimiento muy marcado y nos ayuda a mejorar el grosor de las fibras de colágeno ya existentes y estimular la generación de nuevas fibras. Es el secreto mejor guardado de muchas celebrities que están viviendo esta etapa y que superan los 50 con una piel madura preciosa.