Cristina Díaz es la responsable de que muchos rostros conocidos estén en forma…

Quédense con su nombre: Cristina Díaz. Aunque en un principio os costaría ponerle cara, esta ex deportista de élite es la responsable de que rostros conocidos de la talla de Laura Escanes, Carla Pereyra, Alexandra Pereira (‘influencer’ y creadora del exitoso blog ‘Lovely Pepa’) o Vicky Martín Berrocal estén en forma.

SEMANA ha tenido la oportunidad de conocerla durante la presentación de los nuevos yogures ‘Yo Pro’ de Danone, los primeros que han sido creados especialmente para aquellas personas que consideran el deporte como una parte esencial en su vida. Esto es todo lo que nos ha contado…

Su vida es el deporte, por lo que imaginamos que estos yogures están hechos para usted…

Está claro. Que una marca como Danone apueste por un yogur que está destinado para deportistas y para la gente de a pie que se procupa por su nutrición, es ideal.

Es entrenadora personal y ayuda a sus clientes a llevar una vida saludable. ¿Cuáles son las claves del método que usa con ellos?

Las claves son hacer una mezclas en las que cambiamos el estilo de vida, la alimentación, el ejercicio, las pautas de descanso. En cuanto a la alimentación, no existe la panacea, no existen dietas milagros. Existe una dieta equilibrada, donde tratemos de acomodarnos a las nuevas innovaciones, pero manteniendo los recursos de siempre de alimentación mediterránea.

En cuanto a los ejercicios, mi método se basa en la mezcla de ejercicio cardiovascular y tonoficación, a partes iguales. Es muy importante personalizar el programa y adaptarlo a cada persona, porque es la clave entre el éxito y el fracaso. El que alguien se sienta frustrado por llegar a donde le estás pidiendo, no sirve de nada. Tampoco es bueno quedarse en la zona de confort cuando la persona exige más.

La entrenadora personal ha presentado estos yogures con el presentador de televisión de moda, Roberto Leal.

¿Cuál es el proceso previo antes de empezar con un paciente? Supongo que hablará con ellos de sus objetivos, la salud…

Soy fisioterapeuta, ex deportista de élite de natación, entrenadora personal, a parte de experta en nutrición, por lo que hacemos una valoración inicial, donde abrimos una historia clínica, vemos sus hábitos alimenticios, sus hábitos deportivos y sus objetivos. También vemos si tiene alguna patología o algún problema que tengamos que saber de cara a este cambio de estilo de vida, lo anotamos para poder este programa en función de todas esas bases. Le pedimos muchas pruebas.

¿Qué hace para que sus pacientes estén motivados durante todo el proceso?

Nosotros vamos acompañando a nuestros pacientes en todo el proceso. Ni todos los días tenemos las mismas capacidades ni todos los meses ni todos los años. Tengo pacientes que llevan conmigo muchísimos años y lo que hacemos es ir adaptando el objetivo en función de cada etapa de la vida. Hay días buenos y días menos buenos, por lo que tratamos de adaptar el deporte a ese proceso.

Eres conocida por ser entrenadora de algunos rostros conocidos como Laura Escanes, Vicky Martín Berrocal o Carla Pereyra. Cuentános cómo empezaste en este mundo.

Yo era deportista de la Selección Española de Natación, por lo que el deporte era mi vida y mi pasión. Decidí estudiar Fisioterapia, porque era una forma de tratar a las personas desde otros puntos de vista diferentes, y luego me especialicé en entrenamiento personal y en nutrición.

Empecé de una manera tranquila y trabajando bien con la gente, implicándome mucho en mi trabajo, y a partir de ahí, el boca a boca, el trabajo en redes sociales, el poder ejecutar el trabajo de una manera adecuada, el rodearme de un equipo de entrenadores, fisios y nutricionistas muy experto hace que las cosas vayan saliendo adecuadamente.

¿Cuál fue el primer personaje público con el que trabajó y cómo surgió?

Ahora mismo no recuerdo quién fue el primer personaje público que entrené. Me cuesta recordarlo porque llevo 12 años en el sector. Siempre ha sido por contactos, a través de otros pacientes. Es verdad que trabajamos bastante con alto standing en La Moraleja, en La Finca… A partir de ahí, los contactos que surgían en muchos casos eran personajes mediáticos, bien del mundo del fútbol, del mundo de las ‘influencers’ o de la tele. Al final el boca a boca hace que trabajes con este tipo de gente, y que al final se convierten en amigos, y con los que se trabaja muy bien.

¿Qué consejos da para que estén motivados durante todo el proceso?

Intento adaptarme y estar muy pendiente de ellos, aunque viajen o tengas días flojos. Tenemos dos opciones, entrenar para construir, para destruir o entrenar para mantener, y los entrenos para mantener son la clave. Les escribo al móvil, estoy muy encima de ellos, tanto yo como mi equipo.

¿Qué rutina tienen que seguir y cuántos días a la semana deben entrenar?

Tenemos desde gente que entrena seis sesiones a la semana a gente que entrena dos, dependiendo de sus posibilidades. Hay gente que viaja mucho, y en ese caso, hacen conmigo uno o dos entrenamientos conmigo en Madrid y luego hacemos otro entrenamiento por Skype, les mando rutinas, a través de vídeos, les filtro y les escribo para ver qué nivel de motivación tienen de 0 a 10… A partir de ahí estar pendiente de ellos.

¿Todos lo hacen?

Hay mejores alumnos que otros, como en todo (se ríe). Hay algunos que son más constantes, que le dan mucha caña… Algunos pasan también por etapas. No siempre se está con ganas de hacer deporte, pero en general, estoy muy contenta con los avances que conseguimos de cada uno. Si antes no hacían nada y ahora consigo que hagan deporte dos veces en semana, es un avance bestial.

¿Se atrevería a decir quién es el más responsable?

Depende de quién. Tengo a Carla Pereyra, que es súper constante, entrenamos cinco días en semana, se lo lleva currando muchísimo tiempo, y a la vista está el resultado en su cuerpo, que es un cañón.

Tengo a Laura Escanes y Alexandra Pereira (‘Lovely Pepa’) que han conseguido, dentro de su ritmo de vida, incluir el deporte. Estoy muy orgullosas de ellas.

Vicky Martín Berrocal ha perdido muchísimo peso, está impresionante. Ha entrenado este miércoles conmigo antes de venir al evento porque está haciéndolo de una manera muy constante. Tiene que desplazarse desde su casa en Madrid hasta La Moraleja, y aún así lo hace.

¿Cómo animaría a una persona que quiere cambiar su estilo de vida pero que no se ha atrevido todavía?

Le diría que hay más muertes en el mundo por unos malos hábitos alimenticios que por hambre. Creo que nuestro cuerpo es nuestra máquina, así que cuídalo. Todo lo que hagas por él va a influir en cómo te encuentres tú. Puedes encontrarte con una enfermedad, una dolencia… Tienes que plantearte qué quieres en tu vida y qué quieres hacer para conseguirlo.

Además de su profesión, también es madre. ¿Cómo compagina todo y consegue llevarlo todo adelante?

A veces me estreso, pero creo que lo importante es priorizar, saber lo que realmente te importa. También hay que tener constancia, tener un horario muy programado. He sido deportista de élite, entrenaba ocho horas al día. En ese momento aprendí, cuando iba a la universidad, cómo hacer que lo minutos se convirtieran en horas. Mi prioridad es mi hijo, paso las tardes con él, salvo días esporádicos, y creo que el tiempo de calidad con él es clave y me hace estar mucho mejor para mi trabajo.

Cristina Díaz es madre de un niño de 12 meses, con el que pasa todas las tardes cuando el trabajo se lo permite.

Vemos que famosas como Pilar Rubio salen estupendas después de dar a luz. ¿Qué hay de cierto y cuánto de ficción?

No creo que haya ficción en todo esto. Hay una parte importante de genética. Lo puedo decir por mí misma. Tengo fotos a los tres o cuatro días de dar a luz donde no tenía tripa. no se trata de hacer locuras. Hay mucho trabajo detrás. Nosotros tenemos a muchas embarazadas. Entrenar durante el embarazo y comer sano, trabajar bien hace que luego recuperes más rápido la figura. Antes no había tanto conocimiento, y las mujeres engordaban más durante el embarazo. Cada uno tiene su genética y sus tiempos, no todo el mundo se puede recuperar en un mes. Hay que darle tiempo al cuerpo y tener paciencia. También hay que decir que las que se recuperan rápido, no se han metido en una operación tras dar a luz.

¿Le queda tiempo para el ocio?

Sí, pero parte de mi ocio es mi pasión, que es el deporte. Mi marido es parte de mi equipo, y vamos alineados. Tengo tiempo para salir con amigos y tomarme mi vinito de vez en cuando, que es súper necesario.