Con las altas temperaturas nos da mucha más pereza ponernos a hacer deporte. Aquí te damos las claves que te ayudarán a seguir con tu rutina de ejercicio físico en verano


Con la llegada del verano y la subida de las temperaturas disminuyen las ganas de volver a nuestra rutina de deporte, la pereza se apodera de nosotros y la idea de entrenar se vuelve lejana… Alex García, director de Fit Club Madrid, y Charles Orrico, nutricionista y asesor de Fit Club Madrid, nos comparten algunas de sus claves para dejar atrás la pereza y reunir la energía necesaria para mantener un alto rendimiento ahora que las temperaturas son muy altas y la actividad de nuestro cuerpo parece que decae

Plantéate un objetivo. Un entrenador personal te puede confeccionar una tabla que se adapte a tus necesidades y te hará un seguimiento para analizar todos los progresos físicos,  un aliciente ante la duda de abandonar el deporte por unos meses.

Entrenar a la hora que mejor se adapte a cada uno. Cada persona lleva una rutina diferente debido a que intervienen muchos factores, tales como el trabajo, los hábitos de alimentación o el descanso. Por eso, no siempre debemos entrenar a la misma hora que el resto, sino que es importante dar con la franja adecuada a nuestro estilo de vida.

Cambiar de rutina periódicamente. Es muy importante que vayamos variando los entrenamientos para que el cuerpo siga avanzando hacia ese objetivo marcado porque, de lo contrario, el cuerpo corre el riesgo de estancarse y no avanzar. De ahí lo importante es que mantenerlo estimulado.

Entrenar al aire libre. En el campo o en la playa, disfrutando de la costa mientras se juega al fútbol o a las palas o del mar haciendo surf, paddel surf o windsurf. Además, no debemos olvidar que el senderismo es un estímulo visual que activa las ganas de realizar deporte.

El deporte y la comida

Alimentarse de forma equilibrada. Con una alimentación lo más completa y variada posible, complementada con la hidratación a diario y todavía más en periodos de calor como es el verano.

Consume estimulantes naturales como café, mate, té y cacao. La cafeína se absorbe rápidamente tras su consumo y proporcionará energía mejorar la calidad del entrenamiento.

Entrena una vez transcurridas 1h/2h tras la última comida, de esta manera aseguramos una correcta digestión, evitando sentirnos fatigados o inflamados durante el entrenamiento.