¿Quieres tener a manos unos tips para cuidar tu piel en verano? El sol y la playa son los amigos insustituibles de nuestras vacaciones. Pero, ¡atención! cuando se trata de cuidar nuestra piel no podemos relajarnos. Debemos poner barreras para que los efectos secundarios de la exposición al sol, a la arena, al sol o al cloro, no perjudiquen su salud.

Es muy importante emplear una crema hidratante para mantener el agua que tu piel necesita.

La sal marina tiene magníficas propiedades para cuidar tu piel en verano. Su alto contenido en minerales te ayuda a eliminar las células muertas. También absorbe las toxinas e impurezas, y suaviza dándole un aspecto vital inmediato. Pero no olvides que puede producir irritación en la piel, sequedad y deshidratación. 

Hidratación, tip clave para cuidar tu piel en verano

Por eso es importante emplear una crema hidratante para mantener el agua que necesita. De hecho esa es una de las claves para cuidar tu piel en verano. Y te ayuda a mantener un bronceado mucho más bonito y prolongado en el tiempo. Además el sol provoca una deshidratación profunda. La piel se escama con facilidad y solo recupera su aspecto saludable si recupera el nivel de agua óptimo. Si no lo mantenemos, el bronceado desaparecerá con más celeridad y el aspecto de nuestra piel no será saludable.

Puedes recurrir también a las lociones prolongadas del bronceado como consejo para cuidar tu piel en verano

El exceso de cloro en piscinas es otra de las agresiones que obligan a reparar y resetear posteriormente nuestra piel. Produce irritación tanto en la piel como en los ojos. También puede provocar erupciones cutáneas y un deterioro y sequedad extrema. Contiene una sustancia, el  hipoclorito de sodio, que puede llegar a provocar en la piel reacciones químicas. Algo que se traduce en alteraciones, molestias e incluso en manchas.

Aportes que tu piel agradecerá

Por eso es fundamental, después de la ducha eliminar los restos sobre la piel. Otro magnífico consejo para cuidar tu piel en verano es aportarle activos como el aloe vera. Además de evitar la sensación de piel seca, tiene un poder calmante de impacto gracias a sus cualidades antiinflamatorias. Además regenera, es antibacteriano y cicatrizante. Magníficas propiedades para tratar nuestra piel después de exponernos al sol.

El exceso de cloro en piscinas es otra de las agresiones que obligan a reparar y resetear posteriormente nuestra piel.

Puedes recurrir también a las lociones prolongadas del bronceado como consejo para cuidar tu piel en verano. Contienen potenciadores de melanina además de péptidos y antioxidantes. Son capaces de mejorar el proceso de regeneración natural de la piel y nos ayudan a intensificar el bronceado, ¿cómo? gracias a que mantienen la liberación natural de melanina en la piel y estimulan el dorado en tu piel como si estuvieras aún en la playa.