Lo que comemos es parte esencial de cómo se ve nuestra piel. Como aliada de una buena alimentación, la nutricosmética viene en nuestra ayuda como fuente de belleza


La belleza de nuestra piel no es solo una cuestión externa. Tan importante como los rituales diarios con nuestras cremas y los tratamientos, es lo que comemos. Una piel sana y equilibrada también necesita de una dieta equilibrada que no siempre es fácil de seguir. Y es aquí donde la nutricosmética juega un papel muy importante.

Los suplementos alimenticios son buenos aliados. Imaginemos tomar un smoothie lleno de nutrientes y que, para que su aporte vitamínico y mineral, debamos hacerlo todos los días. ¿Hay tiempo para hacerlo a diario?  No siempre. ¿Una buena solución? Las diferentes propuestas de la nutricosmética.

¿Es importante la nutricosmética?

Hay muchos factores que pueden provocar que no llevemos una nutrición completa. Desde el propio estrés, responsable de multitud de desequilibrios funcionales, a las deficiencias a la hora de comer por falta de tiempo o por mera pereza, éstas son solo algunas de las causas de que la piel y el cuerpo en general no reciban lo que necesitan. «Incluso en la mejores circunstancias, puede ser difícil alcanzar la dosis diaria adecuada de vitaminas y nutrientes con la dieta diaria habitual. Siempre recomiendo tomar suplementos nutricionales específicos como parte de la Solución a 3 Niveles, junto con una dieta equilibrada y antiinflamatoria, así como con los productos prescritos para cada piel. Así aseguramos el consumo de compuestos fundamentales para la salud, el cuerpo y la piel», explica Raquel González, directora de educación de Perricone MD.

Y es que lo que comemos es parte esencial de cómo se ve nuestra piel, un órgano que hay que cuidar minuciosamente al ser el más grande del cuerpo y la principal barrera contra agentes externos.

Sus beneficios

¿Cómo saber si un nutricosmético es adecuado? Hay que tener en cuenta los siguientes puntos. Que sea un compuesto antiinflamatorio, con ingredientes seleccionados para evitar procesos inflamatorios en la piel que produzcan un descenso en los niveles de colágeno y elastina; que sea eficaz, y para ello es importante que estén clínicamente probados y con resultados comprobados. Por último, «Es básica una alta biodisponibilidad, es decir, que incluyan combinaciones de ingredientes que el cuerpo absorbe de manera fácil y efectiva», comenta Estefania Nieto, directora técnica de Omorovicza.

«Es importante que contengan principios como el ácido alfa lipoico o las vitaminas esenciales antioxidantes para proteger el organismo, presentes en alimentos como el brócoli, las espinacas, las frambuesas o las fresas. También serán buenos los suplementos ricos en Omega-3, ya que aportarán ácidos grasos a la piel, favoreciendo su función barrera», explica Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8.

En definitiva, un nutricosmético es un suplemento dietético que contiene una o varias sustancias naturales bioactivas concentradas, que se encuentran de forma habitual en los alimentos. Su objetivo es complementar la nutrición para mantener la juventud de nuestros tejidos y preservar la belleza desde el interior. Para su eficacia se deben combinar con hábitos de vida saludables, una dieta equilibrada y los adecuados cuidados de belleza de la piel.