Todas sabemos lo importante que es hidratar la piel desde la juventud para que cuando comience a perder líquidos (más o menos a partir de los 30 años) cuente con una buena reserva de agua. Pero muchas de nosotras somos conscientes de que no hemos prestado la atención necesaria a nuestra piel y buscamos soluciones rápidas y eficaces. Aunque los milagros no existen, la buena noticia es que hemos encontrado un producto ideal para combatir las líneas de expresión que cada vez se está utilizado más en cosmética: el ácido mandélico. Te contamos todo sobre este maravilloso ingrediente sin el que no podrás vivir cuando lo pruebes.

¿Qué beneficios tiene el ácido mandélico?

Seguro que estás sobradamente familiarizada con ingredientes como el colágeno, el retinol o el ácido hialurónico ya que se han convertido en indispensables de la cosmética antiedad a día de hoy. Pero quizá nunca hayas oído hablar del ácido mandélico, el nuevo ingrediente estrella. ¿Los motivos? Aporta dos beneficios que hasta ahora no habíamos visto en otros productos.

Por un lado, es ideal para las pieles sensibles. Este ácido tiene una estructura molecular mayor que la de otros ácidos, lo que significa que no penetra tanto y se absorbe más lentamente. De ahí que esté especialmente indicado para pieles con rosácea o para comenzar a utilizar ácidos si nunca los has probado ya que el mandélico es perfecto para que tu piel se vaya acostumbrando a ellos.

Pero lo que más nos gusta de este ingrediente es que con un solo cosmético podrás combatir no solo las arrugas, sino también las manchas y los granitos porque el ácido mandélico:

  • Es bactericida: combate a esas bacterias del rostro que provocan granitos y puntos negros y también es capaz de mejorar el aspecto de las marcas.
  • Es blanqueador: es ideal para tratar las manchas de hiperpigmentación de la piel porque tiene efecto blanqueante sobre ellas.
  • Tiene propiedades antiedad: gracias a sus propiedades exfoliantes y humectantes favorece la renovación celular y estimula la síntesis de colágeno, por lo que la piel se ve con menos arrugas.

¿Qué es el ácido mandélico y cómo se utiliza?

Si te estás preguntando de dónde proviene este fabuloso ingrediente, te encantará saber que que se extrae de las almendras amargas, de ahí su nombre, ya que en alemán mandel significa almendra.

Como cualquier otro cosmético, el ácido mandélico no reacciona igual en todas las pieles. Para que tu piel se acostumbre poco a poco, empieza a aplicarlo un par de noches a la semana a ver qué tal te va y, si tu piel responde bien, puedes aumentar el número de aplicaciones. Eso sí, utiliza después una buena crema hidratante.

Te descubrimos algunos productos con ácido mandélico que puedes introducir en tu rutina de belleza.