Pastora Soler, que va a pasar la Navidad más complicada después de que el pasado mes de octubre falleciera su padre, disfruta de un día de campo en familia.


Pastora Soler ha pasado un año complicado después de que el pasado mes de octubre falleciera su padre. Van a ser unas Navidades difíciles, pero la cantante ha tratado de retomar su rutina familiar con fortaleza. Sus hijas, Estrella y Vega, se ha convertido en el apoyo más importante después del duro golpe. Son ellas las que han hecho posible que la cantante recupere la sonrisa.

Este pasado lunes, apenas unos días antes de que se celebre la Nochebuena, Pastora Soler programaba un planazo familiar junto a su marido, Francis Viñolo, y sus hijas en Sevilla. Ha sido en el campo, hasta donde se han desplazado abrigados para combatir las bajas temperaturas.

Durante el paseo, la cantante ha demostrado que se lo ha pasado en grande. De hecho, no ha parado de jugar con su hija mayor, que durante un rato estuvo en brazos de su madre. Mientras, Francis llevaba a la hija pequeña de la pareja, que todavía necesita carrito para desplazarse.

Un día familiar en el campo

© Gtres.

Ataviados en todo momento con sus mascarillas, Pastora y Francis solo se las quitaron para hacerse una foto en este paraje tan natural. El matrimonio, que no puede estar más feliz de la familia que han formado, se dedicó en varias ocasiones algunas miradas que decían el gran momento por el que pasan.

Francis ha sido un apoyo importante para Pastora Soler en estos duros meses. Y es que la cantante estaba muy unida a su padre, al que le dedicaba unas bonitas palabras tras su fallecimiento. «Buen viaje papá!! Siempre serás mi héroe!!! DEP», escribía junto a una bonita instantánea en la que aparece su padre y su madre, acompañados de la hija mayor de la cantante.

Francis ha sido un apoyo incondicional en estos momentos

© Gtres.

Las miradas entre ellos lo dicen todo

© Gtres.

La cantante estaba muy unida a su padre, al que llamaba cariñosamente el hombre de su vida. José Francisco podría haber fallecido este 8 de octubre a los 77 años de edad después de haber luchado contra un cáncer durante los últimos 12 años. Él mismo habló sobre su enfermedad en el programa ‘Tu casa es la mía’ cuando la cantante fue protagonista en una de sus entregas.

Apenas unas horas después de anunciar la triste noticia en sus redes sociales, Pastora Soler no dudaba en mostrar lo afectada que estaba, pero aún así quiso atender a la prensa: «Sí, la verdad que sí, ha sido muy duro. Ha sido una enfermedad muy larga y bueno, un padre duele mucho. Es ley de vida, pero es muy doloroso», explicaba totalmente rota.