Antes de comenzar la etapa veraniega, Joaquín Prat cuenta cómo es su situación familiar actual, de la que tanto se ha hablado en estos meses


Llega el momento más especial del año para Joaquín Prat, en el que se queda a los mandos de ‘El programa de Ana Rosa, que durante la temporada estival pasa a llamarse ‘El programa del verano’, para que la presentadora se pueda tomarse unas vacaciones.

Con la misma ilusión que todos los años, el presentador ha confesado durante el evento organizado con motivo del final de la 15ª temporada de ‘El programa de Ana Rosa’ que ese primer día sí que se fija en la audiencia, sobre todo para saber si sigue manteniendo la distancia de datos con respecto a su principal competidor.

Si bien es una temporada de mucho trabajo, Joaquín está más que contento y es que tras cada jornada le espera en casa su familia, en la que su hijo pequeño de 4 años, que también se llama Joaquín, es el gran protagonista. «El pequeño Joaquín es un pequeño demonio, pero esta en la edad», asegura entre risas. Para aguantar el ritmo, el presentador reconoce que tiene un truco: irse a dormir a la misma hora que el niño. «Me hago unas curas de sueño fantásticas», cuenta.

Y aunque el pequeño da a la familia muchas sonrisas, no parecen estar muy por la labor de darle un nuevo hermanito. «Esa pregunta te la tendría que responder mi mujer ¡y a lo mejor te manda cerca!», contesta entre risas Joaquín, que asegura que ya no caben ni en casa ni el coche. Además de a Joaquín, el matrimonio tiene otros tres hijos fruto de una relación anterior que tuvo Yolanda Bravo. Unos niños a los que el presentador quiere con todo su corazón, «yo los quiero como si fueran míos. Primero me enamoré de ella y luego de esos niños», ha asegurado en más de una ocasión. «A mí lo que me hace ser cada día intentar ser mejor persona es ver crecer a mis hijos», reconoce.

Joaquín también ha querido hablar sobre aquellos rumores que aseguraban que las cosas no estaban muy bien entre él y Yolanda. «Cuando eres un personaje público tienes que entender que estas cosas suceden. Yo es que ni me cabreo, aunque a Yolanda le hizo menos gracia porque ella no es un personaje público y no tiene por qué lidiar con esta historia», cuenta, dejando claro que su respuesta es seguir viviendo con total tranquilidad.