Froilán vuelve a ser protagonista de la actualidad, y no por algo bueno. El hijo de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar parece estar disfrutando de unas vacaciones junto a sus amigos, con los que se lo está pasando en grande. Sin embargo, durante estos días también ha tenido tiempo de liarla…

Y es que el sobrino del Rey Felipe ha sido visto disfrutando de un paseo en una motocicleta en un puente junto a un amigo, y ninguno de ellos llevaba casco. Dos amigos que iban detrás en otra moto grababan a Froilán, que hacía aspavientos con los brazos para evitar que siguieran con el vídeo.

Este es uno de los momentos del vídeo en el que vemos a Froilán dando un paseo en moto y sin casco.

[En dos décadas, Froilán ha dejado momentos memorables]

Este vídeo ha terminado en las redes sociales y ha sido ‘Sálvame’ el encargado de emitirlo en su programa. Cuando Froilán acaba de cumplir 20 años, ha sido duramente criticado no solo en las redes, también en el programa que ha emitido este vídeo, que han criticado el comportamiento del joven y sus colaboradores han pedido que se le ponga una multa económica, ya que llevar casco en este tipo de vehículos es obligatorio.

Froilán no para de hacer aspavientos desde la moto para evitar ser grabado.

No es la primera polémica que protagoniza el nieto mayor de Don Juan Carlos. Y es que el pasado mes de abril, Froilán de Marichalar se enfrentó en el AVE al secretario general de Partido Comunista de Andalucía, Ernesto Alba, Remedios Ramos (de IU) y otros dos compañeros, Antonio de Feo y Eduardo Zorrilla.

Todo ocurrió en uno de los vagones del tren que se dirigía a Málaga a las 18:30 horas de la tarde. El grupo de políticos comentaban con tono de broma las imágenes del rifirrafe entre las dos reinas. Froilán viajaba tras ellos. Ernesto Alba quiso hacer público en su cuenta de Twitter el desencuentro que él y sus compañeros de viaje tuvieron con Froilán. Según Alba, el nieto de Don Juan Carlos, al escucharles hablar de su tía política, la reina Letizia, y de su abuela, la reina Sofía, comentó en voz alta: “¡Qué asco!”.

[Froilán pierde los nervios en el AVE con un grupo que se reía del rifirrafe de las reinas]