La periodista ha aprovechado su tiempo libre para hacer una escapada romántica por Taormina y su famoso teatro grecorromano.


A pesar de querer llevar su vida privada en un discreto segundo plano, lo cierto es que en los últimos tiempos, Isabel Rábago no duda en compartir sus quehaceres a través de sus redes sociales. La periodista es muy activa en redes sociales y muestra su día a día en su cuenta de Instagram. Gracias a esto, hemos podido ser testigo de cómo está disfrutando del verano.

Desde que la situación de nueva normalidad se lo permitiera, la colaboradora de ‘Viva la vida’ y ‘Ya es mediodía’ no ha parado de viajar. Siempre con precaución, y sin quitarse la mascarilla, Isabel Rábago ha puesto rumbo a varios destinos para desconectar de la capital española. Eso sí, unos viajes exprés y siempre acompañada por Carlos, su marido. Hace unos días, el feliz matrimonio hacía las maletas y viajaba hasta Sicilia para disfrutar de los encantos de Taormina, una de las ciudades de la costa de Sicilia.

Ha sido la propia Isabel Rábago quien ha compartido una retahíla de imágenes en las que aparece disfrutando de los encantos de la ciudad siciliana. En concreto, la periodista aparece remojándose en las cristalinas aguas de la playa y dando paseos por la orilla de la misma (sin quitarse la mascarilla). Además, también ha mostrado los entresijos de su viaje y ha publicado una imagen en la que aparecen tomándole la temperatura para entrar a un establecimiento.

Por otro lado, el matrimonio también ha tenido tiempo para hacer turismo y no han dudado en visitar el Teatro Antico di Taormina, un antiguo teatro grecorromano a día de hoy sigue activo. Prueba de ello son los momentos que han inmortalizado en el mismo y que ha publicado en su cuenta de Instagram.

Turismo nacional e internacional

Hace unas semanas, Isabel Rábago mostraba su lado más personal al enfrentarse a ‘Las escaleras de las emociones’ de ‘Viva la vida’ y reconocía que estaba deseando poder reencontrarse con los suyos, aunque hacía hincapié en que le daba mucho respeto. Cuando la situación lo permitió, la periodista ponía rumbo a su hogar familiar para ver a los suyos. Desde entonces, la colaboradora no ha parado de hacer escapadas, tanto en el territorio nacional como fuera de nuestras fronteras.

Hace tan solo cinco semanas, Rábago y su marido paseaban su amor por las calles de París y nos dejaban imágenes idílicas de su viaje. «Y paseamos por las Tullerías, la Bastilla… cuna de la Revolución. Atravesamos el Arco de Napoleón, continuamos hasta la Plaza de la Concordia… allí dónde decapitaron a María Antonietta. Regresamos al Louvre (sin colas, sin aglomeraciones. Un lujo) y nos empapamos durante horas y horas, de cada rincón. Indescriptible. Cruzamos los puentes sobre el Sena y desembocamos en La Asamblea. Paseamos hasta Los Inválidos, visitamos la tumba de Napoleón y cómo no… fuimos hasta los pies de la torre Effiel y el Arco del Triunfo. Acabamos la noche paseando en los Champs Elysees y brindamos contemplando cómo París se iluminaba. Je t’aime pour toujours», explicó por entonces. Guadalupe, Trujillo, La Granja de San Ildefonso, Sigüenza y Granada son solo algunos de los otros destinos que ha visitado.