Kiko Rivera ha mostrado este miércoles unas imágenes sorprendentes en su perfil de Instagram. El DJ había revelado en varias ocasiones que el loft que posee a las afueras de Madrid había sido ocupado, dejando la vivienda en un estado deplorable, lo que suponía para él todavía más perdidas. Ahora ha publicado un vídeo en el que se pueden ver cada una de las estancias destrozadas así como la suciedad que inundaba cada uno de sus rincones, un vídeo que ha dejado sin palabras a sus seguidores. En el mismo se puede ver la vivienda una vez reformada y con un lavado de cara que le permitirá encontrar un comprador que quiera esta propiedad.

Vídeo: Redes sociales

Aunque en un principio él pensó cuando lo adquirió que le traería más alegrías que tristezas, nada más lejos de la realidad. Los problemas económicos que le ha ocasionado han sido continuos, siendo acusado de no pagar la comunidad por parte de sus vecinos y llegando incluso a enfrentarse a su madre, Isabel Pantoja. Lo compró en el año 2009, pero tiempo más tarde quiso venderlo para satisfacer algunas de sus deudas, un movimiento que finalmente no cumplió motivado por su madre. «Llamé a mi madre y le digo ‘Mamá tendría un posible comprador. Lo que pasa es que no me da todo lo que pido, pero al menos me quito las letras del piso y es una cosa menos’. Mi madre dice ‘No, me lo quedo yo. Y en vez de comprártelo, te pago la letra. Así es como si lo tuvieras alquilado’. Le dije que vale, y ahora me dice que me está pagando el piso», dijo en ‘Sábado Deluxe’.

El joven lo compró por 338.000 euros y allí vivió junto a una de sus parejas, Jessica Bueno, hasta que decidió ponerlo en venta para luego terminar alquilándolo a unos supuestos amigos que acabaron siendo okupas. Estos abandonaron la vivienda en 2018 mediante una orden judicial y tras años de lucha, dejando la propiedad irreconocible. Para él empezó una pesadilla, por lo que Kiko Rivera desea deshacerse de esta casa y poner fin a esta etapa. Como ventana inmobiliaria: sus propias redes sociales.

isabel pantoja 1
Telecinco

Aunque no es el único problema que tiene, ya que para dejar atrás todos sus conflictos también tendría que vender su parte de Cantora. La finca que comparte con su madre todavía pertenece a los dos, no obstante, habría varias personas interesadas en adquirir el porcentaje del DJ. Sobre esta venta, la artista todavía no se ha pronunciado, eso sí, de momento sigue viviendo allí y sin ninguna intención de mudarse. Junto a su madre y a Agustín permanece en la propiedad de Medina Sidonia que tanto le ha enfrentado a su hijo durante los últimos meses.