En febrero de 2021, se oficializaba lo que era un secreto a voces: Kim Kardashian solicitaba el divorcio de Kanye West. Una ruptura que llegaba después de que la influencer y el rapero intentaran hacer lo máximo posible por salvar su matrimonio. Un año después, las cosas entre ambos está peor que nunca y el cantante está haciendo todo lo posible para no concederle el divorcio a la madre de sus hijos.

Kim Kardashian, Kanye West
Gtres

Kanye West no está dispuesto a darle el divorcio a Kim Kardashian así porque sí y no para de ponerle trabas. En concreto, el rapero ha presentado nuevos documentos legales después de que la influencer solicitara cambiar su estado civil y volver a ser considerada legalmente una mujer soltera. En primer lugar, el cantante quiere que la celebrity renuncie al «privilegio conyugal» para asegurarse de que todas las comunicaciones que pueda tener con la modelo puedan ser parte del expediente judicial.

Los abogados del rapero explican que esta condición se debe a que si pone fin a su estado de casada, «habrá un problema para obtener pruebas sobre la educación y la custodia de los hijos que tienen en común». En segundo lugar, Kanye West también quiere bloquear los activos de la pareja para que Kim Kardashian no transfiera los bienes que tienen en común. Por último, se tiene que cumplir el derecho de reembolso por el que si una de las partes fallece, la otra recibirá el dinero que «se le adeuda».

Kim Kardashian y su deseo de divorciarse

Lo cierto es que Kim Kardashian ha llegado a su límite después de que el rapero le esté acosando de forma constante a través de sus perfiles en las redes sociales, además de las diferentes actitudes que está tomando hacia ella para «reconquistarla». En concreto, la influencer considera que está viviendo una auténtica persecución después de que el padre de sus hijos le mandara una furgoneta llena de rosas por San Valentín.

Kim Kardashian está haciendo todo lo posible para divorciarse y esto está reflejado en los documentos que ha presentado ante los tribunales para que se agilice el proceso. «Deseo divorciarme. He intentado que esto se hiciera de forma privada, pero él no lo ha hecho. Kanye ha estado publicando mucha información errónea sobre nuestros asuntos más íntimos y la paternidad compartida en las redes sociales. Esto me ha creado una fuerte angustia emocional», escribe la influencer, según publica ‘TMZ’ tras haber tenido acceso a los documentos.

Los abogados de Kim Kardashian también han dejado claro que la única pretensión que tiene el rapero es que la influencer no vuelva a rehacer su vida. «Claramente, el objetivo del West es evitar a toda costa que nuestra defendida se vuelva a casar», se puede leer. La protagonista de realities insiste en que le hubiera gustado que su matrimonio hubiera funcionado, pero ya es hora de pasar página. «Me he dado cuenta de que no hay forma de reparar nuestra unión. Él no está de acuerdo, pero al menos parece que se ha dado cuenta de que quiero terminar nuestro matrimonio, incluso si él no quiere. Quiero volver a estar soltera para comenzar el proceso de curación. Mi familia y yo necesitamos avanzar y empezar un nuevo capítulo de nuestras vidas», pide y hace hincapié en que necesita ser feliz.