Desde que comenzó el confinamiento Paco Arévalo trata de amenizar a millones de españoles el confinamiento. El coronavirus ha azotado a todos, aunque sea de manera indirecta, sin embargo, el cómico intenta hacernos reír cada día con sus chistes. Sale poco de su residencia y cuando lo hace es por un motivo más que justificado. Este miércoles él mismo ha revelado en sus redes sociales que acababa de llegar de acompañar a su pequeña del hospital, donde se está sometiendo a un tratamiento para superar el cáncer que padece. «Mi hija Nuria, mi tesoro acaba de llegar de su sesión de quimioterapia. Como siempre sonriendo y me dice ‘papá manda un beso a toda España de mi parte. Diles que son unos valientes y que los quiero mucho’. Diles que son unos valientes y que les quiero mucho». Unas palabras que ha acompañado de una tierna imagen en la que se ve a ambos con una gran sonrisa, demostrando así cuál es su actitud ante este problema de salud que ha llegado a su vida.

Su hija es su gran pilar

Un difícil momento que afrontan con optimismo y que ha dado a conocer de manera sorprendente. Su hija es su gran pilar y en ella se ha apoyado desde que falleciera su esposa en el año 2015 después de 52 años juntos. Vive con su ‘pequeña’, con quien mantiene una fantástica relación y a quien cuida con un inmenso cariño desde que nació con el síndrome de Williams. Convertidos en uña y carne, ahora se enfrentan juntos a este sinsabor de la vida. Eso sí, el uno junto al otro. Residen en Valencia, ciudad en la que ahora están batallando en el que es, sin duda alguno, el partido más complicado de su vida.

Por el momento, en este post ha recibido muchísimos mensajes de apoyo y cariño por parte de sus seguidores, quienes le recuerdan lo importante que es el ánimo para afrontar este tipo de situaciones. Todos ellos le envían fortaleza y tratan de transmitirle la positividad, tan necesaria en estas circunstancias tan delicadas.

Él y Nuria están muy unidos

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Francisco Rodriguez (@oficialarevalo) el

Este varapalo llega en una situación difícil tanto para el país como para los autónomos como es el caso de Arévalo. El cómico en este momento se encuentra recluido en su casa y sin posibilidad de realizar teletrabajo, por lo que, en estos instantes, no está recibiendo ingresos procedentes de su trabajo. No obstante, en sus planes no está el rendirse y así lo refleja el propio humorista en su Instagram. En él precisamente ha relatado cómo es su relación con Nuria, a quien dice sentirse profundamente unido.

Desde SEMANA hemos hablado con Arévalo

‘La joya’ más preciada de Arévalo tiene 43 años y actualmente se encuentra en tratamiento con el fin de superar esta enfermedad, tal y como él mismo ha revelado a la revista SEMANA. «Es tema de mama. Nos han dado esperanzas así que bien, aunque es cierto que la medicación es muy fuerte. Sé que tenemos que volver la semana que viene y que creemos que habrá cirugía. Ahora hay que hacer de tripas corazón», comenta a este medio.

Nuria tiene una gran conexión con Bertín Osborne, íntimo amigo de Arévalo, a pesar de las diferencias que tuvieron en el pasado. Ambos están unidos dentro y fuera de los escenarios y su relación personal ha traspasado fronteras hasta tal punto que la hija del cómico siente al artista como «su tío».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Así de guapa era mi muger Elena te quiero ❤️😘 donde estés

Una publicación compartida de Francisco Rodriguez (@oficialarevalo) el

Una vida marcada por el drama

El cómico ha tenido una vida golpeada por el drama. Fallecieron dos de sus hijos hace muchos años y también su esposa Elena, quien luchó contra un cáncer durante más de un lustro. Una pérdida tras la que se encontró muy apenado y sobre la que se ha pronunciado públicamente. «Es duro porque mi mujer era una bellísima persona, era una mujer muy de casa, muy compañera«, dijo en el año 206 ‘¡Qué tiempo tan feliz!’ tremendamente emocionado. No pudo evitar emocionarse, pues la añoraba profundamente. Tras cinco años ahora le toca enfrentarse a un nuevo combate.