El cuñado del rey Felipe VI terminará su condena en la prisión de Zaballa, en Álava, en régimen de semilibertad.


Se esperaba con gran expectación la llegada de Iñaki Urdangarin a la casa de su madre, Claire Liebaert, en Vitoria. El marido de la infanta Cristina llegaba a la capital alavesa durante la mañana de este domingo y lo hacía en la parte trasera de un vehículo familiar donde también viajaba su hermana, Lucía, como copiloto.

Gtres

El cuñado del rey Felipe VI terminará su condena en la prisión de Zaballa, en Álava, en régimen de semilibertad. Por tanto, dejará de dormir de lunes a jueves en el Centro de Inserción Social de Alcalá de Henares y lo hará en esta prisión vasca. Además, comenzará a trabajar en un conocido bufete situado en el centro de Vitoria, Imaz & Asociados. Durante los fines de semana residirá en la casa de su madre situada en una de las mejores urbanizaciones de la ciudad.

Gtres

El pasado viernes, el marido de la infanta Cristina cerró una etapa despidiéndose de su trabajo como auxiliar técnico en atención a personas con discapacidad en el centro Don Orione situado en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón. Dijo adiós a los que habían sido sus compañeros hasta entonces entre aplausos y muestras de cariño. Ahora tiene previsto comenzar su labor en el anteriormente citado bufete de abogados conde tendrá un cargo de consultor empresarial, tal y como han confirmado algunos medios de carácter económico.

Vídeo: Europa Press

Una nueva vida

El marido de la infanta Cristina recibió recientemente el régimen de tercer grado, concretamente el pasado 20 de enero se daba a conocer la noticia. Lo que implicó su traslado desde la cárcel de Brieva, situada en Ávila, hasta el Centro de Inserción Social de Alcalá de Henares en Madrid, al que solo debía acudir para dormir. Entonces fijó como su domicilio de referencia la casa de su cuñada, la infanta Elena, en la capital.

Gtres.

El juez determinó para concederle la semilibertad que la evolución del interno había sido «favorable y satisfactoria» y que no constataban «sanciones o incidencia en el disfrute de los permisos, hasta ahora siete, que le han sido concedidos». Cabe recordar que el empresario y exjugador de balonmano ingresó en prisión en junio de 2018 por diversos delitos de corrupción enmarcados en el caso Nóos. Eligió para cumplir su condena de 5 años y 10 meses la cárcel de Brieva, un centro de mujeres donde ha estado completamente solo durante este tiempo.

© Gtres.

Uno de sus mayores apoyos ha sido su mujer, la infanta Cristina, quien ha acudido a visitarle de forma regular. Con ella también ha disfrutado de los distintos permisos penitenciarios que ha tenido durante este tiempo, durante los cuales siempre han intentado pasar desapercibidos. El primero de ellos se produjo durante las fiestas navideñas de 2019, el matrimonio acudió entonces a Vitoria junto a sus hijos para vivir las fechas en familia.