Reino Unido está viviendo una de sus citas más señaladas. Este fin de semana se han llevado a cabo los actos de conmemoración del Día del Armisticio. Debido a esto, hemos podido ser testigos del reencuentro entre los duques de Cambridge y los de Sussex.

Meghan Markle desvela que su hijo Archie ya gatea y tiene dos dientes

Este domingo, tenía lugar la ceremonia en el monumento londinense en homenaje a los caídos, el Cenotafio. El acto ha comenzado con dos minutos de silencio, y poco después hemos podido ver a la reina Isabel II muy emocionada. Junto a ella, basándose en la línea de sucesión, de negro impoluto (en señal de luto), como marca la tradición, se encontraba Kate Middleton.

Meghan Markle, al borde de las lágrimas en una entrevista. 

Meghan Markle se encontraba en otro balcón, como manda el protocolo, junto a la condesa de Wessex y el marido de la princesa Ana, Timothy Laurence. Sin embargo, la duquesa de Cambridge se ha convertido en el centro de todas las miradas debido a su look. La exactriz se ha decantado por una enorme pamela que ha confinado con su maxi abrigo y cinturón.

Así ha reaccionado la Familia Real británica al documental de Harry y Meghan. 

Con motivo de estos actos, los duques de Cambridge y los de Sussex se han reencontrado. Cabe recordar que estos últimos iniciaron su periplo por África que les mantuvo alejados de Reino Unido. En este reencuentro, de especial interés después de que el príncipe Harry reconociera que su hermano y él estaban distanciados, hemos podido a los dos matrimonios por separado.

El príncipe Harry se rompe al hablar de Meghan Markle y su hijo

El pasado sábado, la Familia Real Británica asistía al Festival del Recuerdo en el Royal Albert Hall de Londres. Debido al protocolo, tanto Kate Middleton como Meghan Markle han estado separadas en todo momento y no hemos podido ver la bonita estampa de los dos matrimonios juntos.

Los duques de Sussex viajarán a Estados Unidos con su hijo por ‘Acción de Gracias’

El hijo menor de Diana de Gales, junto a su mujer, se situó en un segundo plano. Pese a las normas protocolarias, diversos medios británicos han vuelto a remarcar el distanciamiento que hay entre los hermanos y el sobrio reencuentro que han protagonizado.