La presentadora Sandra Barneda ha encontrado la forma de seguir con sus rutinas de ejercicio también durante sus días de descanso del trabajo.


Las vacaciones son una época tan buena como cualquier otra para ponerse en forma. De hecho, teniendo en cuenta que en muchos casos esos días suponen una rebaja en las obligaciones diarias, que se ven sustituidas por jornadas en las que el calendario está vacío, quizá son un momento inmejorable para continuar con nuestros ejercicios. Sandra Barneda más que comenzar sus entrenamientos lo que ha decidido es que este verano no va a dejarlos.

La presentadora está en una forma física inmejorable y por eso quiere aprovechar esos ratos libres en sus días de descanso del trabajo para continuar igual de ágil y fuerte que hasta ahora. Y no importa dónde esté, porque ha encontrado la fórmula para seguir entrenando aunque vaya cambiando de ubicación geográfica.

Las vacaciones de Sandra y Nagore

Estos días la periodista y su pareja, la colaboradora televisiva Nagore Robles, están disfrutando de unos días en Portugal y desde allí hemos visto cómo se ejercita junto a la piscina. Para ello, solo necesita algunos utensilios como pesas o unas gomas y su teléfono móvil.

Este aparato es indispensable porque es a través de él con lo que contacta con Fran Moyá, su entrenador personal y el responsable de que se mantenga así de en forma. Mediante una videollamada el entrenador marca las pautas para que vaya haciendo los ejercicios y además va controlando que los haga de manera correcta.

Los ejercicios de Barneda

Por lo que se desprende del entrenamiento del que la periodista nos ha dejado ver un poco -y que también ha reflejado Nagore Robles, que no perdía detalle-, ese día tocaba trabajar la fuerza. Lo hacía con algunos ejercicios que forman parte de los entrenamientos de HIITS (entrenamientos de intervalos de alta intensidad).

Así, cargando con unas pesas, Sandra Barneda probaba a hacer un front lunge o zancada hacia delante. Este ejercicio está pensado para fortalecer el glúteo y de paso, los hombros y la musculatura del brazo, al cargar con peso en las manos.

Un entrenamiento completo

Además, la también escritora probaba con las planchas laterales, un ejercicio pensado para trabajar los abdominales oblicuos y, de nuevo, de manera indirecta, la musculatura de los brazos. Y también, con el uso de gomas, trabajar la musculatura del tren superior.

Las gomas constituyen un gran aliado para entrenarse, especialmente durante las vacaciones, ya que son prácticas. Pueden llevarse a todas partes, ocupan poco espacio y además ayudan a ejercitar oponiendo una determinada resistencia. Por eso Barneda las utiliza también durante unas vacaciones que seguro que, después de un entrenamiento duro, le saben mejor que nunca.