Cuando los gestos lo dicen todo: la coach de la tele analiza el encuentro de Isabel Pantoja y Kiko Rivera en ‘GH Dúo’

El reencuentro entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera se ha convertido en el momentazo de la televisión y Cristina Soria, la coach de la tele, analiza los gestos entre madre e hijo.

La gran final de ‘Gran Hermano Dúo’ consiguió ser todo un éxito. María Jesús Ruiz se convirtió en la ganadora de la primera edición de este ‘reality’, pero hubo otros momentos durante la gala que no pasaron desapercibidos, como la aparición de Isabel Pantoja en la casa de Guadalix. Durante la noche del jueves vivimos una noche memorable en lo que a televisión se refiere con el encuentro de la cantante con su hijo Kiko en la casa de ‘GH Dúo’.

Si siempre se intuyó que entre ambos hay una relación especial, este jueves lo pudimos comprobar desde nuestras casas. Fue un encuentro lleno de emoción, de nervios, sorpresa y mucho, mucho cariño. Por primera vez vimos a una Isabel Pantoja nerviosa, y aunque no tan altiva como en otras ocasiones, en su corporalidad (lo que los expertos llamamos estatua) se puede ver a esa artista que siempre le acompaña.

5Emoción y muchos nervios

Sus caras lo dijeron todo, la sorpresa de Kiko al ver a su madre dentro de la casa, llevándose la manos a la cabeza, sólo era el presagio de todo lo que le esperaba minutos después. Una madre que se comía a besos a un hijo que ha estado encerrado tres meses en una casa, aunque de haberlo sabido todos hubiéramos pensado que llevaban mucho más tiempo sin saber el uno del otro. Pero ellos son expresivos, lo viven todo con intensidad y este jueves no podía ser menos.

4Vivieron el reencuentro con intensidad

Sin duda el momento más apoteósico fue cuando el presentador Jordi González invitó a Isabel Pantoja a darle la gran noticia de su participación en ‘Supervivientes 2019’. Hubo un primer gesto en Isabel. Colocada por detrás de su hijo, de miedo, sus ojos mirándole de refilón y abiertos lo demostraban.

3Los gestos de madre e hijo

A continuación, vimos unos papeles invertidos, madre situándose como hija, e hijo situándose como padre, y esto se notó en los gestos que Isabel hacía con sus manos, retorciendo parte de la manga de su camisa, como si de una niña pequeña se tratara. Me recordó a esos hijos que esperan que, al comunicar algo a los padres, estos no se enfaden y que esperan con impaciencia su reacción. Incluso por detrás de Kiko vimos cómo Isabel hacía gestos hacia él suponiendo que podía disgustarle la decisión.

2Isabel, a la espera de la reacción de su hijo

Pero durante la gala de este jueves todo eran emociones y nervios desbordados, con lo que las cosas se ven y se juzgan de manera diferente. Kiko reaccionó con alegría, sorpresa y apoyo hacia una madre. Cuando todo se calme, habrá que ver si existe en él más preocupación.

1Cristina Soria, la coach de la tele, analiza los gestos de este momento