Aparentemente no tienen nada en común, aunque sí la pasión por la moda y el buen gusto que las convierte en dos de las mujeres más elegantes de nuestro país. Ambas saben mucho de tendencias y de cómo vestir para estar perfectas, incluso, Mar Flores y Ana Boyer se ponen de acuerdo para lucir el mismo vestido, eso sí, no uno cualquiera. Porque hay veces que las prendas más sencillas pueden ser las más especiales, y con este vestido ha quedado totalmente demostrado.

Primero la modelo y luego la hija pequeña de Isabel Preysler,  han recurrido a un vestido de Jorge Vázquez para lucirlo con muy poco tiempo de diferencia. Un diseño que no entiende de tendencias y que es de esas prendas de fondo de armario eternas. Pasarán los años y seguirá siendo una opción perfecta, y siempre actual, para lucirlo cuando necesitas ir a un evento especial.

El vestido más elegante que ha unido a Mar Flores y Ana Boyer

El vestido es un modelo midi blanco sin mangas, cuello a la caja, ceñido al cuerpo y falda ligeramente acampanada con detalles de líneas en zig-zag en contraste. ¿Quién dice que el blanco no puede ser también el color para tus looks de invitada? Este vestido demuestra que te puedes saltar los protocolos de una boda (ese que dice que el blanco solo está reservado para las novias) porque es simplemente ideal.

Las dos acertaron al combinarlo. Ana Boyer con unas sandalias joyas de altísimo tacón de Aquazzura, y Mar con unos salones nude. Aunque la modelo le puso un plus de sofisticación al colocarle en cada hombro unos lazos de strass, también Jorge Vázquez.

Dos estilos muy diferentes

Pasados los 50, Mar Flores sigue manteniendo la misma impresionante figura con la que triunfó en las pasarelas en los años 90 y 2000. Su estilo, clásico pero siempre con un toque de tendencia, se hace mucho más sofisticado cuando la vemos vestida de gala. Es en ese momento cuando saca toda la artillería con escotes y aberturas de vértigo, transparencias, pedrerías y encajes que en ella siempre son elegantes.

En cambio, Ana Boyer es mucho menos arriesgada. Sus estilismos tienen todos una clave deportiva, aunque elegante. No es tan fashion como su hermana Tamara Falcó, pero da igual que la veamos con los looks más relajados, para animar a su marido, Fernando Verdasco, por los torneos de todo el mundo, como con los vestidos de fiesta, siempre está ideal.

Ahora, Mar y Ana nos demuestran que dos estilos tan dispares se pueden enamorar del mismo vestido… Y nosotras también.