La hija de Rocío Jurado se ha trasladado hasta la casa de Terelu Campos para dar la bienvenida al 2020 con grandes amigos, y no con su familia.


La noche de Fin de Año es para muchos el día perfecto para reencontrarse con la familia y los amigos. Eso es lo que ha hecho Terelu Campos, que ha organizado en su casa la cena de Nochevieja para dar la bienvenida al 2020, que espera que sea mejor que el pasado, donde han tenido que pasar por momentos complicados.

A pesar de los delicados momentos por los que ha atravesado, que siempre son menores que los buenos ratos, la colaboradora de televisión ha abierto las puertas de su casa para recibir a muchos miembros de su familia, entre los que se encontraba su hija, Alejandra Rubio.

La joven ‘influencer’ ha sido la encargada de desvelar la invitada más sorprendente que han recibido en el ático de su madre: Rocío Carrasco. La hija de Rocío Jurado ha querido pasar este día tan especial con sus amigas las Campos, con las que mantiene una relación estupenda. «Con mi tita Ro», escribía la joven.

Aunque lleva años sin tener ningún tipo de relación con sus hijos, Rocío y David Flores, Rocío Carrasco ha pasado uno de los años más duros de su vida. Y no solo porque ha tenido que ver cómo su nombre salía dentro del concurso ‘GH VIP’ por la entrada de Antonio David Flores en la casa de Guadalix, también porque su hija ha sido la encargada de defenderlo en el plató y por supuesto, también ha hablado de la inexistente relación que tiene madre e hija.

Mucho se ha hablado de la Rocío Carrasco, que siempre se ha decantado por no pronunciarse ante las polémicas en las que se ve envuelta, por lo menos públicamente. Pero Rocío Carrasco no está sola y ha encontrado siempre en María Teresa Campos y sus hijas, Terelu Campos y Carmen Borrego, un gran apoyo incondicional. Y esta Nochevieja no iba a ser menos.

Hay que recordar que esta mismo martes por la mañana veíamos salir de su encierro a María Teresa Campos para poner rumbo a casa de su hija Terelu y celebrar allí la noche de Fin de Año. Este día ha llegado después de que anunciara hace apenas unos días la ruptura de Bigote Arrocet.

Mientras Rocío Carrasco pasaba las últimas horas del año con las Campos, en el algún punto de Málaga se encontraban sus hijos, que celebraban la Nochevieja con su padre, Antonio David Flores, y la mujer de este, Olga Moreno, con la que los jóvenes mantienen una relación muy cercana desde siempre.

Ha sido un final de año de lo más diferente, ya que la vida de los Flores ha dado un giro de lo más radical. La familia tomaba la decisión de dar un paso y exponer sus vidas en la pequeña pantalla. Además, Rocío Flores podría ser una de las concursantes de la nueva edición de ‘Supervivientes’, por lo que quedan muchas cosas por saber.

¿Será el 2020 el año perfecto para que las polémicas acaben y se solucionen los problemas familiares?