Juani ‘La lechuga’, la que fuera novia de Jesulín de Ubrique, ha fallecido tras varios años de lucha contra un cáncer de mama


Juana Marchante León, más conocida por muchos como Juani ‘la lechuga’ falleció a los 48 años el pasado 14 de abril en Jerez de la Frontera (Cádiz) a causa de un cáncer de mama. La gaditana llevaba años luchando contra la enfermedad pero finalmente no logró ganarle la batalla. Sus restos ya descansan en el Cementerio San Roque Puerto Real (Puerto Real), tierra natal de Juani. Allí tuvo lugar el funeral y también la ceremonia para darle el último adiós. Su nombre saltó al foco mediático por haber mantenido una relación sentimental con Jesulín de Ubrique.

María José Campanario da las condolencias públicamente a la familia

Si bien es cierto que debido a las restricciones por la covid no pudieron estar presentes todos los que quisieron, sus padres, hermanas y su hermano Curro quisieron despedirse de ella y recordarla por última vez. A esta revista le consta que los familiares lo están pasando muy mal por esta trágica pérdida, y es que cabe destacar, además, que la ex de Jesulín falleció tan solo un día antes de cumplir los 49 años.

SEMANA ha querido ponerse en contacto con María José Campanario para ver cómo había reaccionado el mediático matrimonio a la noticia: «Me acabo de enterar de esta noticia. Era muy joven y me da mucha pena. Lo siento de corazón». Sorprendentemente, ni ella ni su marido Jesulín eran conocedores de este triste e inesperado suceso y, en el caso de Campanario, ha querido mostrar sus condolencias públicamente.

Telecinco

Su nombre salió a la luz tras haber mantenido una relación con Jesulín de Ubrique

El nombre de Juani Marchante saltaba al foco mediático por primera vez en la década de los 2000 gracias a programas de la prensa rosa como ‘A tu Lado’, todo ello después de que esta asegurase que había mantenido una relación con Jesulín de Ubrique. Llegó incluso a someterse a la prueba del detector de mentiras que por entonces se llevaba a cabo en el citado programa. Atrevida y natural a partes iguales, Marchante no dudó en airear públicamente cómo fueron sus encuentros íntimos con el torero, de ahí que se la conociese cariñosamente como ‘la lechugas’.

Tal y como publicó el periodista Saúl Ortiz en 2011, Juani manifestó serias intenciones de publicar un libro para contar en él todos los secretos desconocidos del propio Jesulín y de otros miembros del clan Janeiro-Bazán. Finalmente ese libro no llegó a ver la luz por decisión de la propia Juani.