Miguel Bosé se refugia en su madre en el momento más complicado

El cantante Miguel Bosé se apoya en Lucía Bosé y sus hijos tras su separación de Nacho Palau, y disfruta de una visita familiar al museo de Frida Kahlo. El cantante no atraviesa su mejor momento personal, tampoco de salud, lo que está dando mucho que hablar sobre qué le sucede al artista

Miguel Bosé no está pasando por su mejor momento personal pero el artista sabe cómo distraerse y, para ello, ha decidido rodearse de la mejor compañía, que no podía ser otra que la de su madre, Lucía Bosé, y dos de sus hijos.

Leer más: los palos que le ha dado la vida a Bosé le pasan factura

Ha sido el propio artista quien, a través de su cuenta de Instagram, ha compartido con sus seguidores unas imágenes en las que aparece junto a la matriarca del clan Bosé visitando la casa museo de Frida Kahlo y Diego Rivera.

Leer más: Así ha sido la reaparición triunfal de Miguel Bosé en México

Sus hijos, el mejor apoyo de Miguel Bosé

Miguel Bosé llevaba días publicando fotografías y vídeos en los que aparecía acompañado de sus dos hijos junto a otra persona que no terminaba de aparecer nítidamente pero que ha terminado por descubrirse como Lucía Bosé, con su característico pelo azul.

No está siendo un momento fácil para la voz de ‘Amante bandido’ después de que, tras separarse de su expareja, se haya visto obligado a poner distancia también con dos de sus hijos. Además de ver su vida privada expuesta a la opinión pública -algo que Miguel siempre había tratado de evitar-, el tío de Bimba Bosé se ha convertido también en noticia debido a su sorprendente tono de voz.

Leer más: Piden dos meses de cárcel para Lucía Bosé

Lejos de evitar las polémicas, el artista compartió un vídeo en Instagram en el que hablaba directamente a quienes «se habían preguntado por él». En las imágenes, Bosé aseguraba estar de vacaciones, feliz y bien, y zanjaba cualquier asunto dejando claro que no iba a responder a ninguna tontería de las que se estaban diciendo por ahí.

Con las pilas cargadas y tras unas vacaciones en un destino paradisíaco, Miguel y Lucía podrían tener los días contados para volver a nuestro país, donde ambos tendrán que comparecer en un juzgado por el caso del cuadro de Picasso que la italiana vendió y que tantos problemas les ha ocasionado.