El éxito de la subasta de muebles de María Teresa Campos: arrasa el primer día

La subasta de los muebles de María Teresa Campos ya ha arrancado y la periodista está arrasando. Te contamos qué se ha vendido ya.

Los objetos de María Teresa Campos están arrasando. Tal y como adelantó SEMANA hace unos días, la periodista había decidido desprenderse de algunos de sus enseres a través de una casa de subastas y por estos ya se puede pujar en un lote al que los clientes tienen acceso desde este 26 de febrero. Pues bien, solo un día después de su arranque, muchos de los objetos que María Teresa había decidido poner a subasta ya se han comprado. 

Leer más: ¿cuánto cuestan todos los muebles de María Teresa Campos?

7María Teresa subasta sus muebles tras mudarse de casa

6La presentadora subasta sus recuerdos con éxito

Leer más: la incansable espera de María Teresa Campos

5Los sillones de estilo Luis XV del siglo XIX

Es el caso de la pareja de sillones de estilo Luis XV del siglo XIX hechos en madera tallada y dorada que se ha subastado por 600 euros.

4Así coronaban los sillones su amplio salón

3También el reloj de sobremesa tiene nuevo dueño

También del reloj de sobremesa de bronce, que estaba en la subasta por un precio de salida de 1.800 euros y que finalmente ha alcanzado los 1.900.

2La publicidad mediática ha ayudado mucho

No hay duda de que la atención mediática que ha tenido esta subasta ha sido decisiva en el éxito de la subasta. SEMANA ofreció la semana pasada un amplio reportaje detallando cada objeto que salia a subasta, con lo que ha ayudado a que el público conozca los objetos de los que se deshacía. Con ello, acercábamos sus muebles a posibles compradores.

1María Teresa opta por una casa más modesta

Hay que recordar que la madre de Terelu Campos y Carmen Borrego ha decidido marcharse de su amplio palacete de Molino de la Hoz, en Las Rozas, para alquilarse algo más modesto en Aravaca. Su nuevo chalet tiene unos 400 metros cuadrados y en él no entran muchos de los muebles que tenía en Las Rozas, donde su casa superaba los 2.000 metros cuadrados. Para darle una segunda vida a estos muebles –algunos de ellos de un amplio valor económico por su diseño y antigüedad– y, sobre todo, para poder sacarle algún rédito económico, María Teresa ha optado por llevarlos a una casa de subastas que hasta este jueves mantendrá el lote en el que se encuentran muchos de sus objetos. Los primeros que han salido ya tienen nuevos propietarios. Hay que correr, porque… ¡vuelan!