«A mi hija la sigo queriendo», dice emocionado al hablar del distanciamiento con su hija pequeña, la gran ausente en su fiesta de cumpleaños.


El pasado fin de semana, Kiko Matamoros cumplía 64 años. Y para celebrarlo convocaba a algunos de sus hijos en un restaurante de Madrid. Pero no estaban todos. A la celebración asistían Laura y Diego Matamoros con sus respectivas parejas, Benji Aparicio y Carla Barber. «Lo pasé muy bien», ha admitido este lunes en ‘Sálvame’. «Me emociona recordarlo porque no ha sido fácil coincidir con cuatro de mis hijos. Me empiezo a sentir un poco patriarca de un clan que no me he sentido nunca. Creo que nunca nos habíamos reunido así por mi cumpleaños».

Para el colaborador, soplar las velas de su tarta con sus vástagos no es algo habitual. Porque tradicionalmente lo festejaba con amigos. «Mi cumpleaños no he sido mucho de celebrarlo con mis hijos… más con amigos. Pero este año las cosas están como están», ha explicado. «Este año he dado esa posibilidad y la verdad es que me gustó mucho».

Se emociona al hablar de Anita Matamoros: «A mi hija la sigo queriendo»

Su felicidad solo se ha visto empañada por una gran ausencia: la de su hija pequeña. Al cumpleaños no asistió Anita Matamoros, que no guarda relación con su padre desde que tuvo diferencias con su nueva pareja, Marta López. Pese al distanciamiento, Kiko Matamoros cree que la reconciliación «es solo cuestión de tiempo, de que pase tiempo y que se atemperen los odios, los rechazos, las historias y es casi una ley de vida. Le quiero agradecer públicamente a Marta todo el empeño que ha puesto para que esto fuera posible», añadía. Aunque no se ven ni se hablan, tiene muy presente a Anita en su corazón: «A mi hija la sigo queriendo y supongo que a ella le pasará lo mismo».

Instagram

Al hablar de Anita, al colaborador de ‘Sálvame’ se le ha quebrado la voz: «No puedo engañar a nadie. No puedo decir que estoy feliz y que no me importa. Quiero tener buena sintonía y buena comunicación». Está claro que desea acercar posturas con ella y que ve que la relación es «recuperable», pero no a cualquier precio. «Lo digo claro: no voy a pasar por encima de qué cosas. Ahí ya no parto peras. Ya somos mayorcitos. Por encima de todo está el sentido de la justicia. No quiero maleducar a mis hijos y que se crean que todo el monte es orégano».

Foto: Gtres

Como regalo de cumpleaños, el madrileño se someterá a un nuevo retoque estético. «Quiero hacerme la marcación abdominal. Para mí siempre ha sido una lucha eso y a estas edades no me apetece entrenar dos horas al día. Ahora entreno 45 minutos diarios», revelaba. «Me ducho y me seco y saco los abdominales y se me notan, pero no quiero mas sacrificios», confesaba.

Telecinco

Poco después de sincerarse sobre su hija Anita, Kiko Matamoros vivió un tenso reencuentro con Estela Grande en ‘Sálvame’. La exmujer de Diego Matamoros visitaba el plató para presentar el nuevo capítulo de ‘Los Gipsy Kings’, donde aparece como invitada junto a Alba Carrillo. Al verla, el colaborador admitía que no mantiene relación alguna con su exnuera. «No me hace ilusión pero tampoco me produce ningún problema verla. Le estoy agradecido que participase en Gran Hermano y se separase de mi hijo porque le veo más centrado y feliz. Supongo que ella también lo estará. Fueron meses donde sufrió mucho y yo también. Le deseo lo mejor para ella de cualquier manera», decía.

La exconcursante de ‘GH VIP’ quiso esquivar las preguntas de los colaboradores sobre su divorcio con Diego, pero finalmente revelaba que los papeles aún no están firmados. Kiko Matamoros apuntaba entonces a que pronto será la firma. No sin antes manifestar sus mejores deseos para la joven: «Te deseo muchos triunfos en lo profesional».