Belén Esteban ya está volcada de lleno en su proceso de recuperación. Desde que se rompiera la tibia y el peroné en el plató de ‘Sálvame’, la colaboradora ha pasado un duro calvario. En un primer lugar, tuvo que pasar unos días en casa a la espera de ser operada, ya que su intervención fue retrasada por culpa de unas llagas que impedían el procedimiento. Pasada una larga espera, pasó por quirófano el pasado 6 de mayo en el Hospital de la Luz de Madrid. Ocho días después, el pasado día 14, regresaba a casa tras ser dada de alta. Y ha sido esta semana cuando ha comenzado sus terapias de rehabilitación. Un proceso que será largo, pero ella «trabajando duro para ponerme bien, que es lo que deseo». Ha sido la propia Belén la que ha contado que ha iniciado su tratamiento, pero ya se conocen nuevos detalles. «La rehabilitación la empezó ayer», ha adelantado su compañera Gema López. Lo que nadie imaginaba es que sus jornadas iban a ser tan largas: «La tienen que llevar en ambulancia y traer en ambulancia desde su casa. Pasan unas cinco horas desde que sale hasta que regresa».

Belén-Esteban-recuperación-pierna
Foto: Instagram

Ya ha pasado más de un mes desde que la madrileña sufriera una aparatosa caída en directo. Un accidente que le provocó la rotura de dos huesos y que requirió de una intervención de más de tres horas en la que le colocaron dos placas y 20 tornillos y cuya duración superó las tres horas.

Belén Esteban «está animada» porque su rehabilitación «es otro paso más»

La ex de Jesulín, que vive en la localidad madrileña de Paracuellos del Jarama, afronta cada día un verdadero via crucis que se prolonga durante cinco horas desde que un vehículo medicalizado la recoge en su domicilio hasta que regresa al mismo. «Está animada porque es otro paso más», ha destacado López. «A lo mejor empezó la rehabilitación hace una semana, pero de seguido empezó a contar desde ayer».

Belén Esteban

“Está un poquito más animada pero le queda una larga temporada hasta que se recupere totalmente”, aseguraba su marido, Miguel Marcos, cuando la colaboradora aún permanecía ingresada. Entonces ya sabían que la diabetes que padece Belén pondrá las cosas un poquito más difíciles en su largo camino hacia la normalidad: “La diabetes no ayuda… Entonces tiene que tener un cuidado un poco más especial digamos”.

Miguel Marcos: «Entre todos la vamos a ayudar»

En efecto, Belén Esteban tendrá que armarse de mucha paciencia si quiere regresar al trabajo completamente recuperada y en plena forma. Según el conductor de ambulancia, el estado anímico de su mujer tiene altibajos, va «a ratos», pero no cabe duda de que estará muy arropada ante este nuevo y delicado desafío que se le pone por delante: «Entre todos la vamos a ayudar».