Quique San Francisco fallecía este lunes a consecuencia de una neumonía bilateral. No ha sido hasta ahora cuando Rosario se ha despedido de él públicamente.


Está siendo una semana muy dura para el mundo del espectáculo. Este lunes al mediodía conocíamos la noticia de la muerte de Quique San Francisco después de casi dos meses ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). El actor y humorista fallecía a causa de una neumonía bilateral. Sus restos mortales fueron trasladados al tanatorio de Madrid donde un sinfín de artistas, actores y demás personajes famosos se acercaron a dar el último adiós. A lo largo de los días, fueron muchos los que también se despidieron de él a través de las redes sociales, pero había una sonada ausencia: la de Rosario Flores, su gran amor.

«Se me ha ido mi amor», rezaba la carta escrita por Rosario

Este miércoles, dos días después del fallecimiento de Quique San Francisco, la artista ha reaparecido y ha querido escribir una conmovedora carta para despedir a su gran amor. «Se me ha ido mi compañero, Mi maestro, mi amor. Llevo tu esencia en mi corazón, Contigo se me abre la herida, se me va una parte de mi vida, Nunca te olvidare Mi Genio inigualable«, ha comenzado diciendo Rosario a través de Instagram junto a una imagen de los dos muy sonrientes.

© Redes sociales

La pareja se conocieron muy jóvenes y mantuvieron una relación de aproximadamente unos cuatro años: «Crecí a tu lado y me llenaste de sabiduría y Felicidad, Contigo aprendí de la belleza verdadera de la facilidad de saborear la vida sin descansos sin normas. Tú siempre dando amor a cambio de nada Mi ángel de los ojos brillantes. Siempre vivirás en mi», sentenciaba en la publicación con el corazón roto.

Vídeo: Europa Press

Su historia de amor se quedó en una gran amistad

A pesar de que su romance no duró mucho en el tiempo, sí fue el suficiente como para que hicieran grandes planes como pareja. No tardaron en irse a vivir juntos y tener su propio nidito de amor en Madrid. Rosario bebía los vientos por él. Se reía muchísimo a su lado. Parecían inseparables. Incluso pensaron en casarse y en tener hijos. Pero en aquellos locos ochenta, el actor ya coqueteaba con las drogas. Y sus adicciones a la cocaína y la heroína fueron incompatibles con una vida en común con Rosario. «Ella empezó con una persona (yo) y terminó con otra (la droga). Por eso un día le dije que tenía que dejarme, que yo ya no era un hombre, era una piltrafa», contaba el propio Quique San Francisco en una entrevista con Bertín Osborne

Quique, muy unido al clan Flores

Quique San Francisco fue uno de los mejores amigos de Antonio. Alguien muy querido para sus padres, Lola Flores y El Pescaílla, quienes lo consideraban uno más en la familia. La cantante y actriz ha explicado que siempre recordará a Quique «con muchísimo cariño». Asimismo, ha explicado que su visita al tanatorio la ha hecho en solitario porque si hermana «está de viaje y vengo yo en representación de toda la familia».

Vídeo: Europa Press