El hijo de Isabel Pantoja y su hermano mayor se han dado cita en privado. En su prolongado cara a cara han hablado de importantes asuntos relacionados con la herencia de su padre.


Algo sucede en el clan Rivera. Una nueva trama se cuece en el seno de los herederos de Paquirri. Esta semana, Kiko Rivera y su hermano Fran han tenido una importante cita. Una cita ajena al resto de miembros de la familia y en la que han hablado de asuntos muy importantes.

Al parecer, la reunión entre el Dj y el torero se ha prolongado durante varias horas. Un total de tres. Y ha tenido lugar en un lugar privado, ajeno a las miradas indiscretas, según ha adelantado ‘Informalia’. ¿Cuál fue el motivo de su cara a cara? ¿Qué los ha llevado a quedar en un sitio alejado ¿De qué hablaron?

La conversación transcurrió sin testigos, pero ha trascendido que abordaron importantes cuestiones relacionadas con la herencia de su padre. Concretamente, han hablado de  los enseres que Francisco Rivera, ‘Paquirri’ dejó a sus hijos y que Isabel Pantoja tiene escondidos en Cantora.

El encuentro entre Fran y Kiko se produce apenas tres días después de que saliera a la luz que los hijos mayores del diestro, Fran y Cayetano Rivera han decidido abandonar su lucha contra la cantante. Según ha revelado el abogado Joaquín Moeckel, los vástagos mayores del gaditano no desean continuar con la batalle legal que durante años los ha enfrentado a la tonadillera en su lucha por recuperar recuerdos personales y parte del legado de su progentiror que les corresponde.

En ese sentido, todo indica a que Kiko Rivera está haciendo de mediador entre su madre y sus hermanos. El músico nunca ha sido ajeno a las pretensiones de sus hermanos en su afán por tener en su poder muchos recuerdos de su padre que creen les pertenece por legítimo derecho. Se trata de objetos personales, capotes de toreo, trajes de luces y otro tipo de enseres que aún no han podido recuperar.

Una herencia que ha enfrentado durante tres décadas a los hijos de Paquirri con Isabel Pantoja

La herencia de Paquirri no solo ha sido el motivo por el que Francisco y Cayetano Rivera llevan 30 años batallando en los juzgados. Es también el motivo que comenzó la guerra entre Kiko e Isabel. Porque fue tras conocer que su madre albergaba las pertenencias de su marido cuando el sevillano estalló en cólera contra su progenitora. Años atrás, en 1994, esta había alegado -tras ser condenada a entregar dichas pertenencias- que se había producido un robo en Cantora y que todo había desaparecido.

Paquirri falleció hace 36 años tras ser corneado por el toro Avispado en la plaza cordobesa de Pozoblanco. El torero tenía entonces 36 años. 18 meses atrás se había casado con Isabel Pantoja y además de los dos hijos de su primer matrimonio con Carmina Ordóñez, tenía a Kiko, de siete meses, fruto de su unión con la artista.