Carla Barber ha confirmado que sufre una enfermedad del corazón, no obstante, eso no le impedirá seguir con su vida.


Carla Barber hace unos días paró en seco su agenda laboral. Acostumbrada a trabajar de manera incesante y a tener muchos compromisos, para la canaria está siendo muy duro este impasse. Ella misma confirmó que estaba ingresada en un hospital donde le estaban sometiendo a algunas pruebas del corazón, siendo poco después cuando comentó que no se sentía con fuerzas para explicar el diagnóstico. Aunque no está dispuesta a que eso le cambie la vida, la doctora tiene pendiente contar a sus seguidores cuál es su problema de salud. Este lunes durante una cena compartió un corcho de botella en el que ella misma había escrito un mensaje revelador: «06-09-21. Enfermedad de corazón que no acabará con Barber. Algunos celebramos la vida«. Ella tiene claro que no tirará la toalla, aunque todavía necesita digerir la última información dada por los médicos.

Carla Barber
Redes sociales

No tiene intenciones de que esto suponga un obstáculo en su día a día y será próximamente cuando pueda dar detalles de qué es lo que realmente le sucede. «Tengo mucho que contaros, sin embargo, aún no me siento con fuerzas para hacerlo. Por otro lado, me gustaría que la información que transmita sea clara y la mejor posible porque sé que podrá ayudar a mucha gente en el futuro. No os preocupéis, estoy con muchísimo ánimo y mi vida seguirá siendo como ha sido hasta ahora», comentó Carla Barber. Necesita unos días hasta que se encuentre cien por cien lista para confesarse y es que ha adelantado que este contratiempo le obligará a tomar algunas decisiones. «Aún quedan pruebas por hacer y lo más importante, decisiones que tomar. Prometo contároslo todo en cuanto pueda», ha añadido la empresaria de éxito. 

En este momento tan complicado para ella Carla está recibiendo tanto el apoyo de su familia como de personas anónimas que siguen pendientes de su día a día. Todos están preocupados con su estado de salud y quieren que muy pronto vuelva a estar al pie del cañón, pues están habituados a su ‘non stop’. Desean que se recupere y, sobre todo, le mandan todo el ánimo del mundo para que esa enfermedad no sea un escollo en su camino. Aunque solo tiene 31 años, la empresaria ha logrado tener un imperio en el mundo de la estética y hasta hace tan solo unos días tan solo pensaba en crecer. Con muchos frentes abiertos, quizás Carla necesite tranquilidad y poder disfrutar de los pequeños placeres de la vida sin pensar en el más allá. Ahora está de nuevo enamorada, por lo que estará a su lado su pareja, el misterioso hombre con el que se le vio pasear hace algunas semanas. Con muchas incógnitas sobre la mesa todavía, será pronto cuando Carla Barber rompa su silencio sobre su momento actual.