La colaboradora ha explicado que el DJ mantuvo una conversación con una persona clave quien le aconsejó que fuera a la finca tras la muerte de su abuela.


El clan Pantoja continúa en el ojo del huracán. El reciente fallecimiento de doña Ana Martín, madre de Isabel Pantoja, ha supuesto un importante varapalo para Kiko Rivera. Motivo por el que el DJ regresó a Cantora tras vivir uno de los años más difíciles de su vida totalmente enemistado con su progenitora. Belén Esteban se ha pronunciado al respecto revelando el motivo por el que, finalmente, decidió reencontrarse con la artista. 

Belén Esteban
Redes sociales

«Yo hablé con Kiko y le pregunté», ha afirmado la colaboradora en ‘Sábado Deluxe’. Añadía que hasta el último momento dudó si acudir o no porque no sabía cómo actuar. Sin embargo, mantuvo una conversación con una persona que fue determinante. «Me ha dicho Kiko que dijera que va porque Raquel Bollo le dice que tenía que ir». Sin entrar en más detalles, explicaba que era él quien tenía que profundizar sobre este tema.

«Cuando se entera de lo de la abuela piensa que tenía que ir a Cantora. Yo lo que sé es que Raquel Bollo es la que le dice que tenía que ir. Él quería ir, pero no sabía cómo reaccionar», ha explicado Belén. Además, poco después mantuvo una conversación con Irene Rosales cuando finalmente la sevillana decidió abandonar la isla de La Graciosa y no acudir a la boda de Anabel Pantoja. «Yo le dije a Irene que se quedase, pero ella me contestó que cuando le pasó lo de sus padres, él estuvo con ella».

Montaje realizado por SEMANA

«Tengo que decir que me dio mucha pena cuando se fue Irene con las niñas y cuatro maletas. Ella sola», añadía la colaboradora. También incidía en que Kiko Rivera le había dicho a su mujer que se quedara en el enlace, pero finalmente optó por estar al lado de su marido en un momento muy complicado para él.

Irene Rosales se ha manifestado sobre su ausencia en la boda con el fin de evitar posibles especulaciones. Subrayaba que cuando ella perdió a sus progenitores el año pasado quien estuvo arropándola fue Kiko. «En esos momentos en los que pierdes a alguien no tienes ganas de nada, pero saber que tienes cerca a tu compañero de vida para cualquier cosa te da refugio, calor y amor». Recalcó que le había dado «una pena enorme no acompañar a Anabel y Omar en su día tan especial. La vida a veces te da un golpe y te cambia todo por completo».

La decepción de Anabel

Por su parte, Anabel Pantoja ha mostrado su evidente decepción cuando ha reconocido que ni su primo ni Irene le habían felicitado por su boda: «Ni me han escrito para decirme que estaba guapa». Explicaba que que no había existido ningún problema, pero que horas antes de la celebración intentó ponerse en contacto con Kiko para preocuparse por su estado y no obtuvo respuesta. «Deseo que esté bien y que se recupere», zanjaba.