Una investigación internacional señala al rey Abdullah por supuestos negocios ilícitos, y él se defiende diciendo que solo quieren difamarle y restarle credibilidad.


Una macroinvestigación periodística a nivel internacional, conocida como los ‘Papeles de Pandora’, ha sacado a la luz los presuntos negocios ilícitos de multitud de personalidades famosas, desde empresarios a deportistas, artistas, políticos del más alto rango y también miembros de la realeza. Entre ellos se cita al rey Abdullah de Jordania, del que se dice que desvió 100 millones de dólares en cuentas en el extranjero para adquirir casas de lujo en Estados Unidos y Reino Unido. Pues bien, no ha tardado en llegar la respuesta del monarca y marido de Rania de Jordania.

Según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, para el que en España han colaborado El País y La Sexta, el rey Abdalá es propietario de 14 viviendas de lujo en dichos países, que adquirió entre 2003 y 2017 a través de empresas pantalla registradas en paraísos fiscales.

Entre ellos hay varios apartamentos en el centro de Londres, una casa en la ciudad de Ascot, cuatro apartamentos en un complejo en Washington con vistas al río Potomac y tres casas en primera línea costera en Point Dume, cerca de Los Ángeles. Su valor total se estima en más de 106 millones de dólares (91,4 millones de euros).

Todo se habría gestionado a través de sus asesores, contables y abogados de Suiza y las islas Vírgenes británicas (IVB), que en algunos documentos no citan a su cliente expresamente por su nombre, sino refiriéndose a él como «ya sabes quién«.

RHC.

A través de un comunicado oficial, el rey hachemita admite que dichas propiedades son suyas, pero que no hay nada ilegal en ello, ya que según sus letrados la legislación jordana no obliga al monarca a pagar impuestos por ellas. Según él, estas informaciones son «inexactas, infundadas y difamatorias», encaminadas a dañar la reputación de Jordania y la credibilidad de Su Majestad.

«La Casa Real rechaza categóricamente todas las informaciones que distorsionan los hechos y presentan información engañosa y conclusiones no sustentadas, al tiempo que se reserva su derecho a adoptar medidas legales», asegura en el comunicado.

RESIDENCIAS PARA SUS VIAJES OFICIALES O PRIVADOS

Queen Rania.

«No es un secreto que Su Majestad posee varios apartamentos y residencias en Estados Unidos y Reino Unido. Esto no es inusual ni impropio«, señalan. También afirman que el rey Abdullah utiliza estos inmuebles «durante sus visitas oficiales y para acoger a oficiales y dignatarios extranjeros. El rey y los miembros de su familia también se quedan en algunas de estas propiedades durante las visitas privadas».

Por otro lado, justifican que «estas propiedades no se publican por motivos de seguridad y privacidad, no por secretismo o porque haya un intento de ocultarlas. Las medidas para mantener la privacidad son cruciales para un jefe de Estado de la posición de Su Majestad«.

Por último, el monarca quiere dejar claro que «el coste de estas propiedades y todos los gastos relacionados han sido financiados personalmente por Su Majestad. Ninguno de estos gastos ha sido financiado por los Presupuestos o el Tesoro. Esto se aplica también a los gastos personales de Su Majestad y su familia». Y concluye que todas las finanzas son sometidas a auditorías públicas y están controladas por el Gobierno.

Estas noticias llegan tras un año muy convulso para el rey Abdullah de Jordania, quien hace unos meses denunció un complot para derrocarle, en el que habrían participado destacadas personalidades del país y que, para mayor dolor personal, también incluía a su hermano el príncipe Hamzah. Finalmente este pidió perdón y el monarca se mostró magnánimo con él.

Pese a todo, la imagen internacional de Jordania ha sufrido con esta cuestión, y más teniendo en cuenta que es un territorio clave en Oriente Medio. El pasado julio los reyes Abdullah y Rania, acompañados de su hijo mayor y heredero, viajaron a Washington para calmar las aguas y dar tranquilidad a los mercados internacionales.

Rania siempre se muestra al lado de su marido, en un discreto segundo plano, aunque a veces consiga eclipsarle, y alabando sus muchas virtudes a través de las redes sociales. Aunque este año está siendo especialmente complicado en muchos aspectos, la reina y sus cuatro hijos hacen piña a su alrededor.