La reina Máxima de Holanda hace gala de su estilo ampuloso con un nuevo vestido con estratégicas aberturas retro de Claes Iversen.


Los reyes de Holanda prosiguen su Visita de Estado en Noruega. Si hasta ahora todos los compromisos nos habían dejado looks ya repetidos por parte de la reina Máxima, ahora ha roto con esta dinámica y tenemos el primer estreno de altura. Los reyes Harald y Sonia de Noruega les invitaron a un concierto celebrado en el Museo Munch, en el que la soberana argentina deslumbró por completo.

Gtres.

Si en el banquete de gala de la noche anterior, en el Palacio Real de Oslo, las tiaras y grandes joyas fueron las protagonistas, en esta ocasión las miradas se centraron en el original diseño de la reina Máxima. Llevaba un nuevo modelo de la firma Claes Iversen, azul cielo, de corte recto y algo retro, en el que destacaban unos círculos de diferentes tamaños enmarcados por adornos brillantes (lentejuelas, apliques, cadenas…), lo que le daba el aspecto más lujoso, junto a un cinturón dorado.

El toque ‘picante’ lo ponían precisamente esos redondeles, que en realidad eran aberturas. Algunos dejaban ver la piel por debajo y otros, los situados en zonas más delicadas, eran un trampantojo, pues incorporaban un forro.

Gtres.

Máxima de Holanda, de 50 años, sumaba a su look una cartera metálica dorada de Begüm Khan y unas sandalias de plataforma y altísimo tacón ancho de Gianvito Rossi, una de sus marcas favoritas. Y como peinado, se dejó la melena suelta, con raya al medio y marcada con grandes ondas.

Hoy los reyes Guillermo y Máxima finalizan su visita oficial en Noruega, donde han estrechado lazos y han dejado muy buen sabor de boca. La reina, en particular, triunfa con su simpatía y naturalidad, además de un estilo ampuloso al que no están tan acostumbrados en el país nórdico.