La Reina Letizia salva la situación con naturalidad y simpatía abrazándose con la mujer que llevaba su mismo vestido de Mango. ¡Aquí toda la secuencia!


La Reina Letizia hoy ha viajado a Mérida para cumplir con un compromiso de agenda y entregar los premios que llevan su nombre. La consorte ha acudido a la cita luciendo un vestido nuevo muy original, confeccionado en dos mitades, una blanca y otra negra, de Mango. Hasta ahí todo correcto. Pero ha sido entrar en el auditorio de la Asamblea de Extremadura cuando el gesto se le ha quedado congelado…

Robert Smith.

Y es que entre el público estaba sentada una señora ¡con su mismo vestido! Bueno, con el suyo propio, pero idéntico modelo. Esta es la consecuencia de comprar en las tiendas más populares y accesibles al público. Y es que además de bonito, este modelo también tiene un precio inmejorable: apenas llega a los 50 euros.

Vídeo: Europa Press

Original, resultón, versátil para ir arreglada sin pasarse y asequible para todos los bolsillos, es toda una golosina como para dejarla escapar. A Letizia no se le ha escapado… y a muchas otras compradoras tampoco. De hecho, varias ‘influencers’ ya lo han lucido en sus redes sociales. Lo que quizás no podía sospechar es que se lo iba ha encontrar en el mismo evento.

Robert Smith.

Al transitar por el pasillo hacia el escenario, la Reina Letizia rápidamente ha reparado en la presencia de esta mujer ‘dividida’ en blanco y negro. Lo mismo le ha sucedido a la invitada, quien se ha encontrado la sorpresa al levantar los ojos de su móvil.

Ambas han intercambiado miradas y acto seguido lógicamente han empezado a reírse. La Reina incluso le hacía un expresivo gesto de sorpresa y simpática aceptación. ‘¿Qué le vamos a hacer?’, parecían decirse.

Robert Smith.

El momento ha tenido una segunda parte, y es que la señora era una de las galardonadas con uno de los Premios Reina Letizia. Se llama Inmaculada Vivas Tesón, trabaja como investigadora de tecnología accesible en la Universidad de Sevilla y la soberana le ha entregado una de las Menciones especiales del jurado.

Robert Smith.

Cuando le ha dado su reconocimiento en mano, la Reina Letizia ha vuelto a demostrar su buen humor y no ha dudado en abrazarse a ella muy efusivamente, provocando la carcajada general.

Robert Smith.

La distinguida no era menos, quien ha posado sin poder dejar de reír y todo ello gracias a la complicidad de Letizia. La coincidencia en vestimenta con la Reina, nada más y nada menos, seguro que formará parte de su anecdotario personal para siempre.

A continuación, todas las imágenes de la secuencia.