Hoy 30 de enero Don Felipe cumple 52 años, pero no lo hace como Rey. Es decir, no hay una celebración oficial. Tampoco es una cifra redonda, pero si echamos la vista atrás, lo cierto es que tampoco encontraremos muchos festejos de cara al público. Para eso nos tenemos que remontar hasta su más tierna infancia, cuando los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía abrían las puertas de La Zarzuela y se dejaban fotografiar para que todos viéramos cómo aquel príncipe tan adorable soplaba las velas de su tarta… En esta ocasión, a falta de sorpresas, el monarca celebra su cumpleaños de puertas para adentro de palacio.

La agenda de la Casa de S.M el Rey ha quedado completamente despejada en esta jornada, tanto para él como para la Reina Letizia. Eso implica que podrán dedicarse el día sin cortapisas, sin más compromisos que los propios. A los Reyes les gusta disfrutar de sus aniversarios en privado, lejos del foco, casi siempre. Nada de grandes fiestas. Solo en los dos años inmediatamente anteriores ha habido novedades: para su 51 cumpleaños viajó a Irak para estar con las tropas españolas allí destacadas; con motivo de sus 50, la Casa Real hizo públicos una serie de documentos inéditos en los que aparecía con su esposa y sus dos hijas en diversas actividades (comiendo en su salón, llevando al cole a las niñas, grabando el Mensaje de Navidad…) y el mismo día entregaba el Toisón de Oro a su hija Leonor. No hay nada previsto oficialmente para los 52.

El Rey Felipe disfruta mucho de su familia, de sus amigos, con los que comparte cenas, deportes… Con la Reina y sus hijas suele ir al cine y otros espectáculos. Al monarca le gusta mezclarse entre la gente de a pie (dicen que en esto le ha animado mucho Doña Letizia). Es la parte privada del hombre tras la Corona. En ese sentido se ha desmarcado un poco de su padre, el Rey Juan Carlos. A Don Felipe te lo puedes encontrar sentado a tu lado en un concierto o en la mesa de un restaurante, pasando (casi) inadvertido. Es un hombre tranquilo, relajado, muy educado y hasta divertido pese a la imagen de seriedad que debe transmitir. Compaginar su papel institucional y los deseos de intimidad a veces es una tarea difícil, pero él acaba consiguiéndolo.

1El año pasado celebró su cumpleaños en Irak

Fue toda una sorpresa de última hora. El Rey decidió viajar a Irak para visitar a los soldados españoles cumpliendo su misión. Vestido con el uniforme militar, Don Felipe compartió con la tropa un día muy especial y hasta le cantaron el Cumpleaños Feliz.

2El Rey Felipe en su primer cumpleaños, en 1969

3Su madre le preparaba las fiestas en La Zarzuela

4Los Reyes invitaban a sus amiguitos a palacio

5Año tras año, una imagen de normalidad que echamos de menos

6Un Rey a pie de calle

Las pasadas Navidades un turista mexicano se percataba de la presencia del Rey y su hija mayor, la Princesa Leonor, caminando por pleno centro de Madrid. Y subía esta foto en sus redes sociales. Un ejemplo de cómo Don Felipe pasa parte de su tiempo libre (salían de los Cines Ideal).

7Cenas privadas

También le encanta salir a cenar con su mujer. Incluso durante los viajes oficiales si tienen ocasión. El pasado noviembre los Reyes se ‘escapaban’ para ir a un paladar en La Habana. Pero a lo largo de estos años tenemos multitud de testimonios de estas visitas gastronómicas, porque Felipe y Letizia, además, siempre suelen prestarse a hacerse una foto con los responsables de los locales.

LOS PRINCIPES DE ASTURIAS, FELIPE DE BORBON Y LETIZIA ORTIZ POR LAS CALLES DE MADRID , SALIENDO DEL CINE 12/08/2011 MADRID

8Planes por separado

Pero los Reyes no siempre van juntos a todo. En su ocio hay parcelas separadas para cada uno. Así han trascendido salidas de Don Felipe con su grupo más cercano de amigos (entre los que se encuentra Pedro López-Quesada), con sus antiguos compañeros de Elcano (quedan al menos una vez al año, siempre en algún lugar distinto de España) y realiza algunas escapadas con ellos para practicar el esquí y la vela.

9Fuera de agenda

Hoy soplará las velas en familia, y quizás con alguien más, pero sin que haya más testigos que los suyos. Esta semana han cumplido con una ajetreada agenda oficial (en la foto, recibiendo a la selección española de balonmano). El día antes los Reyes acudieron al funeral de su tía la Infanta Pilar en El Escorial. En su cumpleaños se produce un agradable paréntesis, pero el viernes retomarán el trabajo. ¡Felicidades!