La reina Isabel abre su corazón a su diseñadora en un libro sin precedentes

Su encargada de vestuario publica un libro autorizado por la propia soberana en el que aborda su privilegiada posición en su vestidor y en su vida.

Isabel II es la soberana más longeva de la historia. A sus 93 años, más de 67 de ellos los ha ocupado en el Trono de Inglaterra. Y a pesar de todo ese tiempo, la Reina es una mujer relativamente desconocida. Ahora se ha abierto una grieta en su legendario hermetismo y todo gracias a Angela Kelly, su diseñadora personal, a quien ha autorizado a publicar un libro sobre ella. ¿Cómo ha conseguido tal privilegio?

7Su mujer de confianza

Se necesita estar hecho de una pasta especial para ganarse la confianza de la reina Isabel, pero esta mujer (a la derecha en la foto) lo ha conseguido con creces. Gracias a eso acaba de publicar el  libro de memorias La otra cara de la moneda: la Reina, el vestidor y el armario (Harper Collins), en el que aborda sus 25 años al lado y detrás de la monarca.

La reina Isabel habla de su relación sus bisnietos.

Isabel II se pone fashion para honrar a su tatarabuela.

6Empleada y amiga

Ambas se conocieron en 1992 y desde entonces no se han separado. Angela Kelly se ocupa del vestuario de la Reina, lo que no es poco. Hay pocas personas en el mundo que tengan un estilo tan definido como el de Isabel y a eso ha contribuido de manera fundamental esta señora. Pero la relación entre ambas no es solo laboral, como lo demuestra el hecho de que, por primera vez, la soberana haya dado su autorización a este tipo de libro.

Todas las veces que Harry ha protagonizado un escándalo. 

5Cuenta con la bendición de la Reina

Según la editorial, este trabajo cuenta con la «bendición» real y en él encontraremos «anécdotas encantadoras del tiempo que han pasado juntas». Si queda algo claro, es que Angela Kelly le tiene perfectamente ‘tomada la medida’ a la Reina. Ella es la primera empleada a la orden de la primera Windsor que obtiene esta licencia. «La Reina y yo lo pasamos muy bien juntas. Tiene un avispado sentido del humor y es una gran imitadora. Puede imitar todos los acentos, incluido el mío», aseguró en una de sus raras entrevistas en 2007. Muchos la llaman la «guardiana».

4Un cuarto de siglo juntas

Isabel y Angela se conocieron en 1992 en la residencia del embajador de Reino Unido en Alemania, donde entonces trabajaba como ama de llaves. Hija de un estibador de Liverpool, ella era diseñadora de moda y luchaba por sus sueños. La conexión entre ellas fue tan evidente que cuando, al año siguiente, regresó a su país natal, la Reina decidió contratarla como su asistente de vestuario. «Supongo que decidió que era lo bastante discreta para ser digna de su confianza», contó la propia Angela en 2007. En 2002 la ascendió en cierto modo concediéndola el título de Ayudante Personal, Asesora y Comisaria de Joyería, Insignias y Vestuario. Todas sus apariciones públicas, en cuanto a su aspecto, están supervisadas por ella.

3Los secretos de su vestidor 

Angela Kelly tiene 64 años en la actualidad y se ha divorciado dos veces. En 2012 fue condecorada por la Reina con las insignias de la Real Orden Victoriana. Ya ese año publicó otro libro, Dressing the Queen, en el que explicaba las claves del vestuario real. Entonces reveló el porqué Isabel suele utilizar paraguas transparentes: para que se le vea el rostro.

2Su modista de cabecera

No solo se encarga de su estilismo, sino que lo confecciona ella misma en la mayoría de ocasiones. Angela Kelly suele ser la responsable de los famosos conjuntos de vestido, sobreabrigo y sombrero que luce la Reina. Y además ha introducido elementos innovadores y divertidos en los detalles y los vistosos colores. Hace unos años se montó una exposición con una parte del guardarropa de la Reina y ella firmaba el grueso de las creaciones.

1La discreción es la clave

La Reina (en la foto con Anne Wintour) y Angela Kelly hablan prácticamente a diario, suelen tomar el té juntas y charlan sobre cosas normales, desde asuntos de la moda hasta los cumpleaños familiares. La asistente no pasa por alto a quién se debe y también guarda una extraordinaria discreción al respecto. Esa es la clave para que su relación funcione.