Se puede lucir el labial perfecto, incluso llevando la mascarilla. Aquí te decimos el truco para conseguirlo y que tus labios están como siempre


La mascarilla se ha convertido en el complemento imprescindible en nuestras vidas. La hemos interiorizado tanto en nuestros looks que ya son muchas quienes, como el bolso o los zapatos, buscan el diseño coordinado con el resto de la ropa. Son necesarias y no podemos salir sin ellas, pero a la vez nos presentan algún que otro problema. Uno de ellos, la maenera de encontrar el método definitivo para lucir unos labios maquillados a prueba de roces. Así que, ¿cómo puedes conseguir que tu labial permanezca intacto a pesar del uso de la mascarilla? No te preocupes, tenemos la solución.

Gtres

La maquilladora Cristina Lobato nos descubre el truco definitivo para lucir un labial de manera impecable para una boda o un evento especial. Se trata del soporte de silicona 3D, un aparato que se coloca entre la boca y la mascarilla creando un espacio que permite, entre otras cosas, respirar mejor. «Con este soporte de silicona conseguimos un espacio entre los labios y la mascarilla que permite proteger el labial de los roces. De esta manera, ya no tendríamos que renunciar a los labiales de color por miedo a que se escurran por las comisuras o a manchar la mascarilla», explica la maquilladora.

Los pasos que deberías seguir si vas a usar un labial con mascarilla

1. Preparar el labio con una exfoliación.
Podemos crear un exfoliante casero natural a base de manteca pura de karité mezclada con panela molida. Masajeamos suavemente para eliminar todas las células muertas de la piel y poder hidratar de manera adecuada el labio. Con la transpiración y el sudor, el labio pierde mucha humedad y tiende a deshidratarse. Exfolia una vez a la semana.

2. Hidratar y nutrir.
Realiza este paso como el primero de tu rutina de make up. De esta manera, mientras maquillas el resto del rostro los labios se van hidratando. Antes de aplicar primer y maquillar, retira el exceso de producto si lo hubiera.

3. Primer.
Antes del labial, aplica un primer para suavizar el labio, es una buena opción porque prepara el labio sin aportar grasa.

4. Escoger bien el labial.
Utiliza labiales fijos de larga duración para evitar la fricción.