La colaboradora de ‘El programa de AR’ ha querido cambiar (una vez más) sus uñas y sorprendernos gracias a la manicura más arriesgada.


Para sorpresa de muchos, Rocío Flores se encuentra en uno de sus mejores momentos a nivel profesional. Como exconcursante de Supervivientes, se ha convertido en el nuevo fichaje de El programa de Ana Rosa para comentar cada mañana las novedades del reality; pero además, debate a debate, es la encargada de defender a Olga Moreno, la esposa de su padre que lucha en Honduras por conseguir un hueco en la final del concurso. También, su faceta como influencer le está trayendo más de una alegría. La joven se ha convertido en imagen de una conocida marca y posa en su cuenta de Instagram, hecha una autentica modelo; luciendo los modelitos más bonitos y elegantes de la temporada. Maquillaje, peluquería, uñas… La hija de Antonio David Flores cuida cada detalle en la red social.

Sin embargo, y aunque a nivel laboral todo va sobre ruedas, en el ámbito personal las cosas están bastante tensas. Y es que, como bien todas sabréis, su madre, Rocío Carrasco, se ha atrevido a hablar después de 20 años de silencio a través de la serie documental Rocío. Contar la verdad para seguir viva, que ayer mismo estrenó su séptimo episodio. Una pieza audiovisual que ha revolucionado la prensa española y que, obviamente, también ha revolucionado la vida de Rocío Flores; aunque ella pretenda hacer oídos sordos y, mientras su madre da titulares con cada frase que pronuncia, ella decida hacerse la manicura y presumir de nuevas garritas.

La nueva manicura de Rocío Flores: ¿Calma en mitad de la tormenta?

Horas antes de que se estrenase el nuevo capítulo de la docuserie más esperada de todos los tiempos; la nieta de Rocío Jurado se puso en las manos de la manicurista Victoria Romero Reyes para afilar sus uñas y sorprender con un nuevo y original diseño. Como siempre, la influencer apostó por una garritas largas y afiladas pero, en esta ocasión, en lugar de optar por llevarla con la punta redondeada, prefirió que fuesen más rectas y cuadradas; dando un aspecto mucho más salvaje a su manicura.

Aunque ella es fan de los colores llamativos, en esta última ocasión la joven se ha decantado por los tonos claritos, casi naturales, en sus uñas. Lo ha hecho con un efecto ombré (o degradado) en nude, blanco y rosita. Un estilo al que ha añadido un toque de dorado a modo de llamativo detalle. ¡Nos encantan!