Un cutis radiante es el primero y el paso esencial para estar perfecta. Y no es tan complicado. Con estos sencillos consejos lo vas a conseguir


El estrés y la incertidumbre, comenzar con una dieta desequilibrada antes de tiempo, no hacer ejercicio físico durante las fechas clave… Esta Navidad, lo más seguro, y este año más que nunca, te volverá a pasar factura. Pero todavía estás a tiempo de lucir un cutis radiante y perfecto. Solo son necesarios unos sencillos tips para conseguirlo.

Ester Herranz, directora de Nuevo Concepto Estética Avanzada de Burgos nos da esos consejos infalibles que debes seguir para una piel 10.

Limpiar. La limpieza del rostro se realiza por la mañana y por la noche, es recomendable hacerla con productos no detergentes. Por la noche, para asegurar un desmaquillado meticuloso, podemos utilizar una leche limpiadora o agua termal que emulsione la secreción grasa y arrastre la suciedad acumulada durante el día. Con maquillaje o sin él, la limpieza del rostro es un imprescindible, sobre todo si tenemos en cuenta que lo normal en las noches de fiesta es desmaquillarse mal o ni siquiera hacerlo.

Gtres

Exfoliar. Tu piel agradecerá una exfoliación para eliminar las células muertas, acelerar el proceso de regeneración celular y recuperar la luminosidad. Para culminar un ritual de belleza perfecto, puedes apostar por una mascarilla que atienda a las necesidades que presente tu piel. Sobre la piel limpia, extiende la mascarilla y relájate durante 15-20 minutos.

Hidratar. La hidratación es la mejor aliada para la piel. Es importante tener en cuenta que todos los tipos de cutis se deshidratan y pierden la capacidad de retener agua en la capa córnea. Sin embargo, cada tipo de piel precisa de un tratamiento hidratante adaptado: Cremas nutritivas y texturas más densas para las pieles secas y cremas muy fluidas, con efecto matificante, para las mixtas o grasas.

Alimentación e hidratación para un cutis radiante

Alimentación: Que no falten en tu cocina los siguientes alimentos que te permitirán mantener el cutis radiante y la figura, dejando a un lado las grasas.

Frutas ricas en vitamina C como la naranja, el kiwi o el limón ya que esta vitamina tiene poderes antioxidantes y mejora la producción de colágeno, imprescindible para lucir una piel tersa. Las verduras como acelgas, espinacas o zanahorias también son muy recomendables ya que promueven la formación de vitamina A, fundamental para mantener la piel en las mejores condiciones. Por otro lado, los frutos secos que contienen aceites esenciales para nutrir la piel o el aceite de oliva virgen para mejorar la estructura de la epidermis y retrasar el envejecimiento cutáneo. Por último, apuesta por alimentos que contengan vitaminas del grupo B (carnes, pescados, frutas y legumbres) ya que intervienen en los procesos de renovación celular.

¡Bebe mucha agua! En concreto 1 litro y medio de agua todos los días. Se trata de un tópico muy esencial, fundamental para limpiar el organismo, recuperar líquidos, mantener la piel hidratada desde el interior y el exterior, conservar su flexibilidad y resistencia.