La hija de Vicky Martín Berrocal ha encontrado la forma de complementar su vida sana, a base de una buena alimentación y ejercicio, con un masaje que combina el efecto drenante y el reductor


Cuidarse requiere de cierto esfuerzo y de tiempo a cualquier edad. Hacer ejercicio y mantener una alimentación saludable es parte de ese trabajo que hay que hacer desde jóvenes, pero la cosmética, de vez en cuando también puede echarnos una mano y aumentar esos beneficios que tiene llevar una vida sana. Alba Díaz lo sabe y por eso complementa con un masaje dado por los expertos todas sus rutinas para una vida sana.

El masaje de Alba Díaz para completar sus rutinas de belleza

La hija de Vicky Martín Berrocal ha contado en qué consiste el último tratamiento que ha probado. Alba Díaz se ha dado un masaje corporal y facial que, según explica la propia Alba tiene como objetivo ayudar a disminuir la retención de líquidos y la celulitis entre otros beneficios.

El masaje que ha probado Alba Díaz se da con una técnica ideada por la firma Magic Redoux, que tiene centros en Madrid, Barcelona y Sevilla y que asegura que su idea trabaja todas las zonas del cuerpo y ayuda a eliminar toxinas.

Drenaje linfático y reducción

El tratamiento parte de dos terapias de sobra conocidos en los centros de estética: el masaje drenante y el reductor. En su idea se combinan para activar la circulación y, a la vez, trabajar las zonas de grasa localizada. El masaje tiene una duración de cerca de una hora, tiene un coste de 80 euros y no reporta ninguna complicación, porque se hace de manera manual.

Con el masaje drenante lo que se busca es aliviar la retención de líquidos que se produce por muy variadas circunstancias. Esos factores van desde el sedentarismo a una alimentación con un elevado índice de sal pasando por cuestiones genéticas (hay quien tiene más tendencia a ello de manera natural) que hacen que el cuerpo no elimine todos los líquidos.

Y con el reductor, lo que pretenden es, también ayudados por ese drenaje, disminuir el contorno de la zona. Al ayudar a eliminar esos líquidos retenidos por la vía linfática también se ayuda, en cierto modo, a eliminar esa grasa localizada que se va movilizando con el masaje, consiguiendo el efecto deseado. Como sucede con todo en la cosmética, el tratamiento no es milagroso, pero puede dar resultados satisfactorios en algunos casos.

También cuidado en el rostro

Además de ese tratamiento para el cuerpo Alba ha probado el masaje facial, que consiste también en un drenaje a nivel del rostro con el que además de reducir la retención de líquidos en cualquier parte de la cara pretenden activar la elastina de la piel. La joven asegura que cuando se pone enferma retiene muchos líquidos y eso se le nota especialmente en el rostro.