La exconcursante de ‘GH VIP’ y la exsuperviviente han pasado por un conocido salón de uñas de Madrid y nos han enamorado gracias a sus manicuras. ¡Son ideales!


A la hora de renovar nuestra manicura, siempre tendemos a cotillear diferentes perfiles de Instagram en busca de inspiración. Acudimos a las cuentas de algunas de nuestras famosas favoritas con la intención de buscar algún diseño que nos guste tanto como para imitarlo o con el objetivo de que sus uñas nos animen a probar cosas nuevas. Y una de esas cuentas a las que normalmente vamos es la de Adara Molinero.

La exganadora de Gran Hermano VIP, que antes de convertirse en influencer era dueña de su propio salón de uñas; es una de los rostros conocidos de la televisión que más entiende sobre manicuras. Ella cada temporada se adelanta a las tendencias que más van a triunfar y es de las primeras en llevar los patrones que más arrasan. Un buen ojo por las manicuras del momento que ayer mismo volvía a demostrar cuando acudía junto a su madre, Elena Rodríguez, a retocar sus garras a un conocido centro de belleza de Madrid.

La exconcursante de GH VIP y la exsuperviviente pasaron la tarde de ayer por Nail Bar by FitClub, un salón especializado en manicuras ubicado en el centro de Madrid, concretamente en la Plaza Santa Ana, que hace auténticas maravillas en las manos. Un lugar en el Adara y de su madre han conseguido tener la perfección en sus uñas. Y es que ambas han elegido dos diseños clásicos pero ideales para cualquier ocasión que, ahora que comienza el otoño, no pueden ser más acertados. ¡Toma nota!

La manicura de Adara Molinero

Adara Molinero, que suele decantarse casi siempre por manicuras sencillas pero con toques especiales, para dar la bienvenida al otoño ha preferido no arriesgar mucho y apostar por el diseño más simple y acertado. La joven ha elegido unas uñas nude ligeramente satinadas que, casi del mismo tono que su piel crean un efecto elegante y sofisticado a más no poder.

La manicura de su madre, Elena Rodríguez

Elena Rodríguez, por su parte, ha optado por no seguir los pasos de su hija y se ha decantado por la que, sin lugar a dudas, es la manera más tradicional y clásica de hacerse las uñas: la manicura francesa. Sobre una base de esmalte transparente con toques brillantes, la exconcursante de Supervivientes ha delineado el borde de sus uñas con un sencillo color blanco que hace que sus manos se vean cuidadas pero muy natural. Un acierto en toda regla que no puede gustarnos más.