Contra todo pronóstico, la ‘socialité’ ha formado parte del concurso de Antena 3, oculta bajo el atuendo de gata castiza.


La tercera gala de ‘Mask Singer’ lo ha vuelto a conseguir: ha dejado a la audiencia boquiabierta al desvelar la identidad de uno de sus 15 personajes. Si la semana pasada descubrimos que La Toya Jackson se escondía debajo del disfraz de Menina, ahora hemos podido saber que Isabel Preysler era la ‘celebrity’ que se ocultaba tras el atuendo de Gata.

«Para mí ha sido un desafío»

Tras quitarse la máscara, los ‘investigadores’ (José Mota, Los Javis y Paz Vega) se quedaban atónitos. Había interpretado el tema ‘Waterloo‘ de Abba y había logrado revolucionar el plató con su afinación y elegancia. Visiblemente satisfecha, la madre de Tamara Falcó ha reconocido que la experiencia ha sido «más divertida de lo que me imaginaba. Para mí ha sido un desafío porque he tenido que cantar y bailar».

Vídeo: Antena 3

«A mis hijos les sorprenderá muchísimo», añadía. «Todos son muy artistas, así que lo harían mucho mejor que yo». La pareja de Mario Vargas Llosa contaba que la única persona que conocía su participación en el programa era el Nobel de Literatura. «A Mario solamente le dejé grabar la canción ya grabada. ¡No se hubiera dado cuenta! Sí me ha escuchado muchas veces», decía.

Antena 3

«Tienes tanta personalidad que traspasas la máscara», le decía una fascinada Paz Padilla. Javier Ambrossi, por su parte, estaba satisfecho porque había intuido que la Gatita podría ser ella. Y es que su estilo, su elegancia, su dicción en inglés y una de sus pistas («Me horroriza pensar que estamos rodeados de gérmenes y bacterias, por eso me gusta tenerlo todo limpio») lo habían ayudado a adivinar que podría tratarse de ella.  «Aquí lo importante es que el público se haya divertido», destacaba la que fuera mujer de Julio Iglesias. «Esto te lo cuentan y no te lo crees», comentaba Arturo Valls.

«A mis hijos no les he dicho nada»

En su entrevista posterior con el presentador, Isabel Preysler relataba lo divertido que le había parecido su participación en el espacio de Antena 3. «Me tuve que meter en el coche de mi maquilladora, luego ir a otro coche… Hemos tenido que hacer tipo James Bond. Yo dije: ¡Aseguraros que no hay fotógrafos!». Asimismo, ha dicho que Mario Vargas Llosa era la única persona de su entorno en conocer que formaba parte del ‘talent’. «He mantenido el secreto, solamente Mario. A mis hijos no les he dicho nada, preferí mantenerlo en secreto… Mario es muy arriesgado. Me hubiese animado y apoyado si hubiese dicho que no, pero me dijo: hazlo, es una cosa diferente y lo puedes hacer bien».

Antena 3

Otro de los momentos que Isabel Preysler ha relatado ha sido su paso por el estudio de grabación. Un lugar donde pudo dar rienda suelta a su faceta artística. Para ella, que es ex y madre de cantantes, ha sido de gran ayuda subir al escenario dentro de un disfraz: «Te tapan la cara porque no te pueden ver ni siquiera la gente que está allí… Tener la máscara te ayuda a que te animes, porque te quita lo que puedas tener de pudor o vergüenza».

«Tamara canta muy bien»

En lo relativo a las dotes artísticas de su clan, ha confesado que «Tamara canta muy bien». Asimismo, ha detallado el porqué de su atuendo de gata ‘castiza’: «Me identifico menos con los gatos que con los perros, pero me gustó… Son 50 años viviendo en Madrid. Yo me siento madrileña al 100% y para mí Madrid es la mejor ciudad del mundo. Soy una entusiasta. Y si me oyen hablar de Madrid dicen: ‘Tengo que ir mañana mismo’».

Sobre la parte menos dulce de su paso por el concurso ha destacado tres puntos: su falta de orientación «»no me oriento bien, me costaba un poquito de trabajo centrarme«), su falta de confianza ante las cámaras («no suelo salir en televisión, es un medio donde yo no me siento cómoda») y lo incómoda que era la máscara de gata («pesaba mucho»).

Antena 3

La semana pasada, una artista de talla internacional como La Toya Jackson era la primera desenmascarada. La hermana del desaparecido Michael Jackson fue la gran sorpresa de la segunda gala, para asombro de millones de espectadores.