Fue el 14 de diciembre de 2021 cuando tres trailers trasladaron por carretera un total de 36 toneladas de pertenencias de Rocío Jurado que llevaban 13 años guardadas en un guardamuebles a las afueras de la capital. En el programa especial ‘El último viaje de Rocío Jurado, Rocío Carrasco supervisaba personalmente la nueva mudanza del legado de su madre, que esta vez se encuentran en una nave en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. Ahora, la empresaria ha abierto por fin parte del contenido de los 18 contenedores. Ropa, recuerdos personales, fotografías, figuras, un retrato de su abuela Rosario, un cuadro de Antonio Montiel, su «carpeta del cole», una figura de un «ángel» que estaba en la «cabecera de su cama» que llevaba la mano varios rosarios… son solos algunos de los objetos que han aparecido al abrir las cajas de la tonadillera.

También han visto la luz pertenencias que no son de Rocío Carrasco, sino de José Ortega Cano, de Gloria Camila y de José Fernando. Incluso de Amador Mohedano. Y es que, según ha destacado la madrileña, «mi madre guardaba todo, no tiraba nada ni a nadie». ¿Qué piensa hacer con todo este material? ¿Se quedará con ello, como ha hecho hasta ahora, o piensa devolverlo a quienes corresponde? Ella misma ha anunciado el plan que tiene para cada cosa.

Telecinco
Telecinco

Respecto a las «fotografías, carpetas y de Ortega Cano», ha dejado claro que «van para su sitio para dárselas». O sea, que piensa entregárselas. Cuando ha mostrado a la audiencia «dos retratos de José Fernando y Gloria Camila» hechos en Times Square, en Nueva York, así como «cuadernos de dibujo», ha adelantado: «No lo voy a leer porque es de ellos. Se lo doy a ellos, que es de su infancia y de sus padres».

Su reacción parecía distintas cuando se ha reencontrado con un viejo tambor del Rocío que su madre guardaba con enorme cariño. «Siempre lo tocaba mi tío Amador», ha admitido. Sin embargo, no ha dicho en ningún momento que se lo vaya a entregar.

Gtres
Gtres

El primero en recibir parte de las pertenencias guardadas ha sido Ortega Cano, quien ha rechazado el envío de Rocío Carrasco. «No queremos esas cajas», ha respondido de manera tajante cuando esta le he hecho llegar parte de los recuerdos personales y profesionales que ha estado atesorando durante más de una década. A las puertas de su domicilio, el diestro ha rehusado recibir el contenido de las cajas. Puede que haya pasado demasiado tiempo sin ver qué ha estado oculto. Puede que, simplemente, no quiera recibir nada de Rociíto, con la que mantiene una nula relación. Y a quien su hija Gloria Camila se ha enfrentado en los tribunales para evitar que desvele documentos personales de su madre.