«Hay compañeros que no entienden por qué no quieres venir y prefieres seguir teletrabajando», le ha preguntado la presentadora. «He tenido pánico», admitía la sevillana.


Esta tarde, Anabel Pantoja se ha enfrentado a una pregunta incómoda. Han pasado más de dos meses desde que se rompió el peroné mientras practicaba surf en las Canarias. Desde entonces no ha vuelto a pisar el plató de ‘Sálvame’. Tras pasar por quirófano para ser operada, los médicos le aconsejaron reposo durante seis semanas. Pero ya son muchas más las que lleva descansando en su domicilio de Gran Canaria y conectándose con el programa de Telecinco desde el salón de su casa. Algo que a algunos de sus compañeros empieza a parecerles fuera de lo común. Así se lo ha recordado Carlota Corredera. «Hay compañeros que no entienden por qué no quieres venir y prefieres seguir teletrabajando», le ha dicho este viernes.

Los motivos de Anabel para no ir al plató a trabajar

La sevillana respondía sincera que ya había explicado por qué no quiere regresar a Madrid para ponerse delante de las cámaras. «Voy a ser totalmente sincera», decía. «La primera razón es es que no quiero perder ni un día de la rehabilitación porque me la están haciendo perfecta 100% y son fecha señaladas en las cuales no me voy a poder trasladar a todos los puntos de mi familia por el tema del confinamiento, del Covid-19 y demás. Así que no voy a hacer nada en toda la península. Eso punto número uno», recalcaba.

© Redes sociales.

«El punto dos es el «trasladamiento», añadía. «Si voy para la península, obviamente tengo que ir a Madrid a trabaja y, Carlota, yo he tenido pánico. A medida que han pasado los días se me ha quitado un poco, pero en principio yo no quería volver a trabajar ‘por el tema». Con estas palabras, la colaboradora admitía que se siente inquieta ante la posibilidad de ser nuevamente criticada por sus recientes y polémicos vídeos en los que aparece más contenta de lo habitual.

El miedo de Anabel a las críticas de sus compañeros: «Soy una cobarde»

«Me daba pánico», ha confesado. «Estoy yendo a una psicóloga maravillosa que me ha dicho que no tengo que tenerle miedo a nada. Me daba pavor a decir algo y pegar un golpe en la mesa e irme de la impotencia o pillarme un cabreo por la hermana de mi abuela, o la Pepi Valladares o la otra… Son muchas cosas que ahora no quiero asumir. Soy una cobarde, no soy una valiente».

Telecinco

Ha sido entonces cuando Carlota Corredera le ha dicho: «Te agradezco que lo contaras, porque creo que ahora tus compañeros podrán entenderte un poco mejor. Como dice tu psicóloga: nos has hecho nada. Escucha una cosa. Tu puesto de trabajo es este. La normalidad en tu caso tiene que llegar cuando te enfrentes a tus miedos. Ya llega el momento de que te desprendas de todos esos miedos y te vengas para acá».