Las palabras de la andaluza al hablar de la homosexualidad de Miguel Frigenti y sus hermanos han levantado ampollas en las redes sociales.


Paz Padilla ha vuelto a revolucionar las redes por sus comentarios como presentadora de ‘Sálvame’. Esta tarde en el programa, Alberto y Carlos, los hermanos gemelos de Miguel Frigenti se sentaban en el programa para dar su testimonio sobre su infancia, marcada por el rechazo de algunos familiares ante su sexualidad. La entrevista de los hermanos del periodista se produce días después de que el colaborador revelara los episodios más complicados de su niñez y adolescencia, en la que llegó a sufrir agresiones de sus compañeros de colegio. 

El programa se ponía en contacto con Marisa, la madre de Frigenti y sus hermanos. Padece espina bífida y en la actualidad está en silla de ruedas. Un motivo por el que sus hijos trabajan, ya que necesita dos piernas ortopédicas. En su entrevista, Paz Padilla le ha formulado una pregunta: «Cuando te enteras que tus hijos han sufrido tanto, ¿qué es lo que haces? ¿Vas al colegio? ¿Buscas responsable? ¿Por qué dices que te sientes culpable?», proseguía la humorista. «Me siento culpable porque no fui consciente de lo que me hijo estaba pasando. No fui al colegio porque llega un momento en que te das cuenta que hay personas con las que no se puede dialogar y no se puede razonar. Pero yo por encima de los comentarios quería la felicidad de mis hijos», indicaba. «La peor cárcel es la que se impone uno mismo. Y tú no puedes ser diferente a lo que eres porque no vives, yo he tenido una cárcel toda mi vida, mi silla de ruedas, me limita continuamente pero he tenido que aprender a vivir con ella pero a mis hijos, su cárcel no era obligatoria”.

Paz: «Imagino que tener tres hijos gays no es fácil»

«Me imagino que tener tres hijos gays no es fácil porque ya es complicada la educación de un hijo. ¿Acudes a alguien? ¿Te informas? Imagino que te habrás planteado miles de cosas», cuestionaba Paz. Marisa le respondía de manera tajante: «Para mí no ha sido difícil criar a mis hijos. Para mí el tema gay está sobredimensionando. Es su libertad en la vida, su felicidad. Yo no he educado a tres hijos gays. He educado a mis hijos. Y ya está».

Duras críticas a Paz Padilla por sus palabras

 

Enseguida, las palabras de la andaluza Paz Padilla han sido juzgadas severamente en las redes sociales. «Paz Padilla le ha preguntado a la madre de Frigenti que si por tener tres hijos homosexuales ha necesitado terapia, y que «ha tenido que ser muy duro». ¿Esta señora puede ser más patética? Menudo zasca le ha dado su madre a la Padilla. ¡Bravo!», ha sido uno de los comentarios más leídos. Otros apuntaban: «Ya es complicado cuando te sale un hijo gay, pero con tres…¿Te han ayudado en algo? ¿Cómo lo has vivido?» Cuando Paz Padilla va de tolerante y te suelta perlas así. Flipo» o «Entra la madre de Frigenti que está en silla de ruedas: «Paz Padilla: Te felicito por demostrar que la felicidad no es tener es dos piernas.» ES UNA VERGÜENZA. Echad a la analfabeta ésta YA».

Algunos, incluso, se han dirigido a la presentadora con dureza: «A Paz Padilla. Los padres con hijos homosexuales no necesitan terapia por ese motivo. La gente estúpida, ignorante, absurda, intransigente y poco tolerante como tú es la que necesita terapia. Eres un asco de persona. Eres más fea por dentro que por fuera, que ya es decir». Una vez más, los comentarios de Paz Padilla han hecho arder las redes sociales. En Twitter, su nombre se ha convertido en ‘trending topic’ en cuestión de minutos.

Sus polémicos comentarios tras la muerte de Álex Lequio

La última vez que Paz Padilla indignó a los usuarios de las plataformas sociales tuvo lugar el pasado 13 de mayo. El día que falleció Álex Lequio, Paz realizaba varias afirmaciones sobre su muerte que lograron levantar ampollas en Twitter. Comentarios como que sus padres «llevaban dos años preparándose para su muerte», que «la muerte forma parte de la vida» o «yo acabo de pasar algo parecido» fue considerado una falta de consideración para muchos internautas, quienes no dudaron en recordarle que Ana Obregón y Alessandro Lequio «llevaban dos años luchando, que no es lo mismo» y comentaban que no podía comparar la muerte de su madre con la de un hijo.